domingo. 14.08.2022

Investigadores de los Institutos Gladstone, UC Berkeley y el Instituto de Genómica Innovadora (Estados Unidos) han utilizado partículas similares al virus SARS-CoV-2 para identificar qué partes son responsables de la mayor infectividad y propagación de la variante ómicron.

El trabajo, publicado en la revista científica ‘Proceedings of the National Academy of Sciences of the United States’, también ha confirmado que los anticuerpos generados contra variantes anteriores del virus son mucho menos eficaces contra ómicron, pero demostraron que los individuos recientemente reforzados tienen niveles más altos de anticuerpos eficaces. «El sistema de partículas similares a los virus nos permite consultar rápidamente nuevas variantes y conocer si se modifica su infectividad en el cultivo celular. En el caso de ómicron, nos permitió conocer mucho mejor cómo, a nivel molecular, esta variante es diferente de otras», ha comentado la doctora Melanie Ott, directora del Instituto Gladstone de Virología y autora principal del nuevo estudio.

En los últimos meses, este equipo de investigación ha desarrollado partículas similares al virus para capturar el efecto de diferentes mutaciones en la variante ómicron del SARS-CoV-2 y descubrieron que la partícula espiga de ómicron provocaba dos veces más infectividad que las variables con la proteína ancestral.

Identifican qué partes del coronavirus hacen más infectiva a la ómicron
Comentarios