miércoles 18/5/22

El informe de Foessa y Cáritas hace especial hincapié en la situación en que viven los jóvenes en España, a los que les ha tocado vivir dos crisis fuertes: 2008 y la pandemia. «Una amplia mayoría viven parcial o completamente dependientes de los ingresos de terceras personas», subraya. La edad media de emancipación aumenta de 29,5 a 29,8 años y la precariedad de los que sustentan a sus propias familias la refleja el dato de que en 2021, un 34,3% de los hogares sostenidos por población entre 16 y 24 años se encontraba en situación de exclusión (moderada o severa), al tiempo que esto mismo ocurre en un tercio de los casos (33,1%) de los sostenidos por población de 25 a 29 años .

Son cerca de ocho puntos porcentuales por encima de la media de España. Por otra parte, cada vez son más las personas jóvenes que se encuentran en situaciones multiproblemáticas, entendiendo por estas aquellas en las que se acumulan dificultades en sus hogares en tres o más dimensiones. La pandemia no solo ha dificultado el acceso al trabajo, sino que también «ha consolidado la falta de experiencia laboral de una parte importante de la población joven». Por sexo son los hombres desempleados los que en mayor proporción carecen de experiencia laboral previa, casi seis de cada diez (5,2 puntos porcentuales sobre las mujeres).

Jóvenes que han vivido dos crisis y se emancipan más tarde
Comentarios