martes 17/5/22

Los jóvenes cada vez entran en la edad adulta más rápido y conciben esta etapa sin jugar y divertirse. Según el psicólogo infantil, Juan Pedro González, «esto se debe a que no se ha enseñado a los niños a jugar y divertirse sino que se les inculca que siempre tienen que estar ocupados, la cultura de la actividad frenética». González recuerda la importancia de jugar y divertirse durante toda la vida.

«A través del juego, que es una acción voluntaria, los más pequeños desarrollan las habilidades psicomotrices, la creatividad y la expresión. A medida que van creciendo, el juego comienza a ser simbólico en el que los niños juegan a ser médicos, doctores,... Posteriormente, esta acción adquiere un componente social: se entablan relaciones sociales y aparecen las reglas del juego», dice el profesional.

Por otro lado, la importancia del juego entre padres e hijos para crear un vínculo entre ambos es importantísima según el psicólogo, «cuando jugamos, creamos un ambiente de seguridad y confianza en el que solo hay que divertirse. El pequeño elige y decide mientras que el adulto tiene un papel de mediador o se encarga de proponer juegos. Además, a través del juego se pueden marcar limites que el niño acepte» mediante el cual se le inculcan roles y normas sociales.

El juego es bueno siempre
Comentarios