jueves. 02.02.2023

El juez imputa a diez sacerdotes y dos laicos por supuestos abusos sexuales

Un par de denuncias motivaron las detenciones hechas en noviembre en Granada en el caso Romanones .

Las doce personas -diez sacerdotes y dos laicos- señaladas por el joven granadino que envió una carta al papa han sido imputadas por el titular del Juzgado de Instrucción número 4 de Granada, Antonio Moreno, por la presunta comisión de delitos de agresión sexual, abusos y exhibicionismo, agravados por prevalimiento, cooperación o encubrimiento. Eso sí, en el seno de este grupo habría que distinguir entre quienes actuaron como presuntos encubridores –siete sacerdotes y un laico-, y otros cuatro que supuestamente sí mantuvieron algún tipo de relación sexual con la víctima o en su presencia. Estas cuatro personas, entre quienes se encuentra el líder del clan de ‘Los Romanones’ (Román Martínez V. C.) y los también sacerdotes, Francisco Campos y Manuel Morales, así como el profesor de religión Sergio Quintana M., fueron detenidas por la Policía Nacional el pasado mes de noviembre y puestas en libertad tras prestar declaración ante el juez. Solo el líder del grupo abonó una fianza de diez mil euros para eludir la prisión preventiva.

El instructor deja abierta la prescripción de algunos de los delitos imputables a los señalados en su escrito y, aunque él puede ordenar «de oficio» la prescripción, pide a las partes que se pronuncien sobre este aspecto y sobre cada uno de los imputados. En la causa están personados los abogados de los dos únicos denunciantes, como acusación particular, la asociación Proderechos del Niño -Prodeni- como acusación popular, y el Ministerio Fiscal, así como los letrados de la defensa. El juez da un plazo de diez días para cerrar la presentación de alegaciones a las partes y justifica la posible prescripción por el amplio periodo transcurrido desde que ocurren los hehos y el momento en el que se empiezan a denunciar el pasado 14 de octubre.

El sumario judicial, de casi 1.600 folios, recoge los testimonios de los dos únicos denunciantes, así como el de un par de testigos que también relatan episodios de exhibicionismo y tocamientos. El testimonio más duro lo aporta ‘Daniel’, nombre ficticio del primer denunciante que escribió al papa Francisco para contarle lo ocurrido y que posteriormente recibió una llamada telefónica de su santidad para pedirle perdón. Este joven centra los presuntos abusos y agresiones sexuales entre los años 2004 y 2007. El juez también aporta el relato de dos testigos.

El juez finaliza su escrito apuntando que todo el grupo de imputados dispone de un importante patrimonio en común.

El juez imputa a diez sacerdotes y dos laicos por supuestos abusos sexuales
Comentarios