domingo 29/5/22
Manguito sensorial de lana merina trashumante

Lanoterapia para el alzhéimer con Las Hidalgas

La empresa leonesa crea tres modelos de manguito sensorial a base de lana merina trashumante como terapia de distracción y estimulante para personas con alzhéimer. Un concurso europeo otorgará el premio al mejor manguito sensorial en septiembre.
                      Alberto Díaz, de Las Hidalgas, muestra uno de los tres modelos de manguito sensorial que ha creado para personas con alzhéimer.
Alberto Díaz, de Las Hidalgas, muestra uno de los tres modelos de manguito sensorial que ha creado para personas con alzhéimer.

Acariciar peces de colores y navegar con los dedos entre las olas del mar, tocar el sol y la luna y quizá distinguir el día de la noche o reavivar recuerdos de la naturaleza a través del contacto con los abalorios cosidos fuertemente al manguito sensorial tejido con lana merina trashumante de Las Hidalgas son algunas de las experiencias que ofrece esta prenda terapéutica a las personas con alzhéimer.

La suavidad, los cambios de textura, los colores, las aplicaciones de fieltro y los detalles como el tejido que simula las olas o los hilos que imitan la vegetación marina proporcionan una riqueza de sensaciones que anima los sentidos de la persona que lo usa a través del tacto.

Las Hidalgas, empresa leonesa que desde 2017 fabrica hilaturas a partir de lana merina trashumante española, lleva en el nombre la única cabaña Leonesa de merinas que ha llegado desde la Edad Media al siglo XXI. Y en el espíritu hacer de la tradición un uso actual y sostenible de una fibra natural y biodegradable.

Promoción

Se ha creado el premio europeo que se conocerá el 21 de septiembre para promover esta pieza

Ahora da un salto en una vertiente que va más allá de vestir al cuerpo. La lana está abriéndose camino como un elemento terapéutico. Y el manguito sensorial es la primera incursión de Las Hidalgas en este campo. «El manguito sensorial ha sido probado en la Comunidad de Madrid a través del Centro de Alzheimer de la Fundación Reina Sofía para personas mayores con diagnóstico de enfermedad de Alzheimer (GDS 4-7), que no tengan Pica (impulso de ingerir alimentos que no son alimento)», explica Alberto Díaz, fundador de Las Hidalgas.

Si el tacto de las texturas evocan o no los recuerdos aplastados entre las placas y ovillos que genera el exceso de acumulación de proteína beta-amiloide y Tau que producen el alzhéimer, depende de cada persona. Pero sí se ha probado su utilidad terapéutica para estas personas.

«El manguito sensorial es un distractor eficaz (atrae la atención de la persona usuaria y con el que además interactúa durante un determinado tiempo) y es un elemento estimulante (actúa como facilitador de la conversación, movilidad de miembros superiores y la estimulación sensorial a nivel cognitivo)», añade Díaz.

Las Hidalgas diseña y elabora tres modelos de esta prenda terapéutica en colaboración con la asociación La Iaia de Madrid y con la ayuda y asesoramiento del Centro Alzheimer Fundación Reina Sofía.

Testado con pacientes

El manguito sensorial se ha mostrado eficaz para la fase de insultos y la deambulación errática

El Mar, el Día y la Noche y la Tierra son los tres escenarios sensoriales diseñados por Las Hidalgas. Los tres modelos fueron presentados durante el Día Internacional de la Lana en el Museo del Traje de Madrid, organizado por la Fundación EWE, a la que pertenece Las Hidalgas, y que tuvo su epicentro en León en el Museo de la Lana Merina Trashumante de Salamón (Crémenes).

Después de la experiencia cien por cien artesanal realizada con la participación de la asociación La Iaia, Las Hidalgas prepara la confección industrial de mil manguitos cuya confección se completará de forma artesanal el cosido de los abalorios.Los distribuirá en tres formatos: manguito completamente terminado; manguito con la base tejida y con las lanas y elementos de fieltro para que los cuidadores puedan participar en su montaje y manguito kit que incluye todos los hilados y complementos acompañados de un patrón con sus instrucciones para que cualquiera pueda tejerlo y montar los complementos.

«Todos ellos llevarán un código QR donde damos a conocer el patrimonio cultural y la biodiversidad que acompaña a la actividad trashumante en nuestro país», apunta Díaz.

Con el fin de dar a conocer la existencia de estos manguitos y su eficacia como terapia en la atención a las personas con alzhéimer se ha creado el premio europeo al mejor manguito sensorial que se conocerá el 21 de septiembre coincidiendo con el dia internacional del Alzheimer.

La Fundación EWE —femenino de sheep (oveja) en inglés— promueve el uso de lana como terapia por parte de sus miembros. Es uno de sus seis pilares junto con el Observatorio de la Lana —centro de estudios con becas a jóvenes investigadores para recopilar datos y construir la base de datos de lana europea—; el Banco de la Lana —depósito centralizado de las muestras de todos los tipos locales europeos de lana para facilitar el intercambio—; los museos europeos de la lana, el Día Europeo de la Lana y el Laboratorio de la Lana de Chipre, país sede de la fundación.

El manguito sensorial se ha mostrado eficaz para frenar comportamientos típicos de algunas fases del alzhéimer, como los insultos y la deambulación errática. así como en la prevención de inicio de la deambulación en casos de riesgo de caída elevado. En el caso de gritos y confusión es moderadamente efectivo, según las pruebas llevadas a cabo en el Centro de Alzheimer de la Fundación Reina Sofía.

Su uso no está indicado en caso de conductas disruptivas o de exploración bucal. Por estos motivos es aconsejable que su uso sea indicado por los terapeutas después de una valoración de cada paciente. El manguito ha de ser usado siempre bajo la supervisión de un especialista y hay que ofrecerlo a la persona para que pueda portarlo en una de sus manos de forma que pueda manipularla con la otra mano.

El tiempo máximo de exposición para lograr los efectos deseados es de 20 minutos. Hay que retirarlo si se desprenden los abalorios y si se detecta alguna reacción alérgica al material textil. La lana es una fibra natural resistente y flexible, pero precisa de unos cuidados para conservar sus propiedades, particularmente su lavado a mano.

La iniciativa del manguito para personas con alzhéimer de Las Hidalgas surge en el contexto de las acciones que promueve la fundación Ewe y de la actividad que desarrolla la empresa leonesa en la exploración de nuevos usos y mercados para las hilaturas que produce a partir de lana merina trashumante.

Las Hidalgas, que es una de las patas del proyecto Made In Slow de apoyo a la recuperación de la trashumación, ha creado El ovillo solidario comercializa diferentes hilaturas de lana trashumantes (Cierzos, Sebe, Migas del Pastor. Dehesa, La oveja nómada baby, Chozo...) y colabora con la iniciativa la iniciativa El ovillo solidario de La Iaia. «Queremos crear un tejido social a través de la lana», subraya Alberto Díaz. Para ello están en conexión con otros proyectos solidarios ligados a la lana en Europa. En Croacia, está Ozana que celebra la semana del cerebro promoviendo los beneficios del tejido y el crochet. En Italia, el proyecto Gomitolorosa, que ha introducido la lanoterapia en centros de día y acogida de alzhéimer otros pacientes con demencias con un manguito similar a de Las Hidalgas. En Eslovenia Zavod Tri, el Instituto de Prácticas Comunitarias Sostenibles se enfoca en empoderar a las mujeres y procesos colaborativos.

Lanoterapia para el alzhéimer con Las Hidalgas