domingo 13/6/21
Moda sostenible, ecológica y justa

La leonesa que empodera a mujeres hindúes con máquinas de coser

Inés Carbajal se fue a la India a enseñar español y poco después fundó The Kurta Project, que a través de la costura ha ayudado a 224 mujeres de la casta más baja y en zonas rurales a ganar un sueldo, autonomía personal y dignidad. Por esta labor ha sido galardonada con el IV Premio Comercio Justo de León.
Inés Carbajal se fue a India a dar clases de español y fundó The Kurta Project para ayudar a mujeres marginalizadas. FERNANDO OTERO

Unas máquinas de coser han cambiado la vida de 224 mujeres de la casta más baja y marginalizada en Karnataka, un estado del sur de India, en una zona rural costera. Puntada tras puntada, durante diez años de andadura del programa The Kurta Project, estas mujeres han aprendido a diseñar y coser blusas, pantalones, vestidos, bolsos y otros complementos de moda que venden en su propio país y exportan en circuitos de comercio justo.

Inés Carbajal, la leonesa fundadora de esta iniciativa solidaria y sostenible, fue a India a dar clase de español atraída «por la cultura y la lejanía». Encontró trabajo en la Universidad de Pune y vivía al lado de Bombay. Enseñar el idioma materno se quedó en poca cosa ante la realidad que se encontró. «La mujer en la India está bastante aislada por el hinduismo, pero las de la casta baja son las más pobres y excluidas. No es que sean pobres de pasar hambre porque se arreglan poco y son felices, pero son totalmente dependientes de maridos o de cuñados u otros parientes si están viudas o solteras», comenta.

Su vocación emprendedora y creativa, unida a esta realidad, le impulsaron a poner en marcha un proyecto de capacitación textil dirigido a mujeres de la casta más baja en el mundo rural. Un equipo de la Institución Teresiana, implantada en India a través de la oenegé Sarpi, fue su apoyo para emprender la tarea a 12 horas de camino de su lugar de residencia.

Las máquinas de coser son una herramienta de cambio para muchas mujeres. DL

The Kurta Project, explica, es una «propuesta social innovadora» cuyo objetivo es «el desarrollo de la mujer india marginalizada de casta baja. Y es que aparte de las destrezas para aumentar la oportunidad de empleo, el proyecto dota a las mujeres de otras herramientas que van desde el aprendizaje de inglés hasta educación para la salud, nutrición, etcétera.

Se trata de que se puedan ganar la vida y de que su vida les pertenezca. Entran en la rueda de la economía solidaria cuyas patas son unas relaciones de producción basadas en la cooperación, la responsabilidad social y la sostenibilidad ecológica, un consumo responsable «de un comercio de prendas sostenibles sabiendo quién las fabrica y en qué condiciones laborales» y unas relaciones sociales que consideran «el desarrollo del individuo dentro de su comunidad, la protección de la familia y de la infancia, y configura nuevas formas de gobernanza», explica Inés Carbajal.

Mujeres de The Kurta Project de Karkata, India. DL

El proyecto se ha visto afectado por la pandemia, que asola a India con una variante virulenta y falta de vacunas en el país donde más dosis se producen. Quieren volver a empezar. Inés Carbajal, que este ha sido galardonada con el IV Premio de Comercio Justo de León, aprovecha este impás para hacer difusión y crear nuevas redes de comercialización en España y en León en particular.

Abrir circuitos en león

En un conversatorio con miembros del Grupo de Trabajo León Ciudad por el Comercio Justo comenta la importancia de abrir espacios de venta de moda realizada con los cánones que exige el comercio. En The Kurta Project algunas mujeres han abierto sus propias tiendas-taller, que pueden ser una pequeña habitación en su casa con una ventana abierta al exterior como mostrador. «El concepto de comercio no tiene nada que ver con el que conocemos aquí», explica. Otras permanecen en el proyecto produciendo y avanzando en su formación.

Para poner en marcha se han inspirado en otros proyectos de gran trayectoria en la India como el de la salmantina Isabel Martín que en los años 80 abrió los primeros talleres de costura para mujeres marginalizadas en India en un slum casi sin luz y se ha convertido en una cooperativa de la que son socias más de 800 mujeres. Otra leonesa, la periodista Emilia Laura Arias, cuenta su historia en el libro ‘La revolución de las agujas’.

Los talleres de la cooperativa Creative Handicrafts fueron el primer destino de las visitas formativas que organizó Inés Carbajal para que vieran sus logros y la forma en que trabajan. «Fue el primer viaje de su vida», comenta la leonesa. Toda una aventura para mujeres cuya vida cotidiana se desarrollaba en las cuatro paredes de casa con una total dependencia de maridos, cuñados o parientes que las tutelan.

Desde 2008, año de su creación, las mujeres de The Kurta Project han participado en ferias de moda y sostenibilidad como BioCultura y Metrópolis. A través de un proyecto de Voluntariado Europeo, Carbajal conectó a la Facultad de Moda de la Universidad de Valencia con las mujeres de The Kurta Project. Fue una gran experiencia de intercambio. «Ellas les enseñaban sus técnicas de diseño y las mujeres de allí sus modos de coser y diseños, que son completamente distintos».

El proyecto tiene el valor añadido de ser moda sostenible y ecológica. «Las telas se compran a productores locales de algodón, los teñidos se realizan con pigmentos naturales y las condiciones de las personas que trabajan son justas», explica Inés Carbajal.

Baste recordar la tragedia de Bangladesh de 2013 con 1.138 mujeres fallecidas que trabajaban en condiciones de semiesclavitud para producir ropa que se vende barata en Occidente para ver la diferencia con el comercio justo con el que están comprometidas ciudades como León.

The Kurta Project ha recibido varias menciones y reconocimientos como el del Programa de Emprendimiento Femenino en Sectores Económicos Emergentes y Nuevas Oportunidades de Negocio, un curso impartido en la Cámara de Comercio de León y promovido por la Comunidad Europea, la Fundación Incyde, el Ayuntamiento de León y el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad. A estos reconocimientos se suma el galardón concedido por la Concejalía de Bienestar Social del Ayuntamiento de León y el Grupo de Trabajo León Ciudad por el Comercio Justo.

Durante el mes de mayo, el Ayuntamiento de León, en colaboración con el Grupo de Trabajo León Ciudad por el Comercio Justo, visibilizan estas ideas a través de conferencias, campañas publicitarias en la ciudad y otras iniciativas como el rap que han grabado para sensibilizar a la población más joven.

El ciclo de conferencias online concluye hoy con la charla Cómo apoyar el Comercio Justo en la compra cotidiana y reivindicarlo que se puede seguir a partir de las 13.00 horas en el canal cooperacion.uva.es/LIVE. Ayer las ciudades fueron las protagonistas. Javier Mateo, por parte de la Universidad de León, y Marta Mangrane, por Ideas, pusieron de relieve los compromisos en educación de calidad, trabajo decente, acción por el clima, igualdad de género y producción y consumo responsable que asumen las ciudades que tienen el sello Comercio Justo. La sociedad civil, las empresas y el sector educativo deben ser aliados.

La leonesa que empodera a mujeres hindúes con máquinas de coser
Comentarios