martes 17/5/22
La escritura como terapia

Letras en primera persona para soltar la mente

Una veintena de personas del grupo Creacción Mental de León participan en el taller de escritura creativa que imparte Nuria Viuda en el Ateneo Varillas de León. La escritora ha elegido la voz de la primera persona y la literatura epistolar «para soltar la mente». Escriben desde el primer día.
                      Nuria Viuda García, directora del taller de escritura creativa, con dos ejemplares donados por la librería Valderas. MARCIANO PÉREZ
Nuria Viuda García, directora del taller de escritura creativa, con dos ejemplares donados por la librería Valderas. MARCIANO PÉREZ

«Escribir se ha convertido en una gran oportunidad para experimentar y liberar mis pensamientos». María Rosa es paciente de la Unidad de Rehabilitación del Hospital Santa Isabel. Es una de las veinte personas que se han apuntado al taller de escritura creativa que dirige la escritora Nuria Viuda en el Ateneo Varillas de León.

«Aparte de escribir es una gran terapia; ayuda a sentirse mejor», añade María Rosa mientras cuenta que una de sus fuentes de inspiración son las fotografías de un camino de Villar de los Barrios, por el que le gusta pasear los fines de semana cuando vuelve a casa.

Destinatarios

El grupo Creacción Mental reúne a personas usuarias de dispositivos de salud mental de León

María Rosa tiene ganas de compartir y lee lo que ha escrito: «Sombras que agarran mis pensamientos... sombras de los castaños... Todo se lo lleva el camino. El soto es un lugar sagrado. Quisiera que solo fuera mío aunque a veces lo quiero compartir».

                      Parte de las personas que participan en el taller, el pasado miércoles en el Ateneo Varillas de León. MARCIANO PÉREZ
Parte de las personas que participan en el taller, el pasado miércoles en el Ateneo Varillas de León. MARCIANO PÉREZ

El taller de escritura creativa se desarrolla entre abril y mayo. Cada miércoles, en la sala del Ateneo Varillas, se reúne un número indeterminado de las veinte personas que se han inscrito. Nuria Viuda, que ya había trabajado la creación literaria con personas con enfermedad mental, ha escogido como eje la escritura en primera persona y la literatura epistolar. La lectura es la base de la escritura. «Bajo este prisma a vamos conociendo a autores contemporáneos como Antonio Tabucchi, Manuel Vilas, Kafka, Óscar Wilde... Es un grupo de personas que tiene mucho que soltar y la literatura del yo es muy importante para soltar, al igual que la literatura epistolar al hablarle a otro», explica.

El ‘Yo acuso’ de Émile Zola es uno de los ejemplos más contundentes, además de en el fondo, en la forma con la repetitiva primera persona como sustento narrativo. Se trata además de un caso real. El posicionamiento del escritor ante el caso Dreyfus, que es uno de los símbolos de la libertad de expresión.

                      La fotografía es una de las fuentes de inspiración del taller. MARCIANO PÉREZ
La fotografía es una de las fuentes de inspiración del taller. MARCIANO PÉREZ

Ordesa, de Vilas, La Dama de Porto Pim y otras historias, son algunos de los textos con los que han trabajado. Libros de la biblioteca y algunos ejemplares donados por la librería Valderas. Papel y bolígrafo o lápiz. Una mesa y una pizarra. No hace falta mucho más en un espacio como el salón de Varillas, donde la calidez está atravesada por una cortina hecha con flores de ganchillo y una biblioteca que podría estar en cualquier casa. «Desde el primer día hemos escrito», comenta la profesora, que defiende que el trabajo con el yo y la primera persona hace que «la literatura llegue con más fuerza».

José Luis toma la palabra después de Rosa. «Estuve bastante mal y tuve a gente que me ayudó mucho. Me dijeron que escribiendo y estudiando me liberaría de muchos problemas». Es médico y le gusta escribir sobre temas relacionados con la medicina. «Mentalmente me encuentro mucho mejor. Antes subía a San Cayetano todos los días (centro de día ocupacional) y ahora no lo necesito», comenta.

                      Uno de los participantes en el taller. MARCIANO PÉREZ
Uno de los participantes en el taller. MARCIANO PÉREZ

A Raquel le gusta estudiar en inglés y escribe frases a partir de la primera inicial de palabras. Le gusta memorizar. Lee una de las creaciones poéticas que ha hecho en el taller: «Muerte, te escondes entre tinieblas oscuras... Nadie se escapa de tus garras».

En Creacción Mental confluyen personas de todos los recursos de salud mental de León. José Manuel es usuario del Centro de Rehabilitación Psicosocial (CRPS) de San Juan de Dios. «Me apunté al grupo por curiosidad. Nunca había escrito ni leído. Es una experiencia buena», apunta antes de leer el relato que surgió a partir de una de las fotografías de una exposición que hay en Varillas. «Nos levantamos y nos fuimos al mar... Iba a llover. Por fin las nubes se fueron y el sol salió con su fuerza natural...». El texto es el relato de una jornada a la orilla del mar: «Una ola nos mojó y luego el sol nos secçó». Se trataba de llevar a la narrativa una escena de la vida cotidiana siguiendo la estela de Manuel Vilas.

                      La mesa se tuvo que ampliar por la buena respuesta. MARCIANO PÉREZ
La mesa se tuvo que ampliar por la buena respuesta. MARCIANO PÉREZ

Marcos García González confiesa que le gusta la poesía sin métrica y sin rimar, el verso libre. «Estoy muy contento y con ganas de seguir», apostilla. Nieves estudió Filología Hispánica y ya tiene alguna experiencia literaria. «Desde pequeña me gustó escribir, por eso hice Filología Hispánica», apostilla. Ha participado en el Recorrido Romántico que Sarita Valladares dirige durante las fiestas de San y en los filandones con los que recorren centros cívicos y casas de cultura en la ciudad y el alfoz. Está en un momento delicado, de duelo, su madre ha fallecido hace dos meses. Un tema que también atraviesa la literatura del yo y que tienen muy a mano en la lectura de Ordesa. La elección del Ateneo Varillas para el taller fue, en primer lugar, por ser un espacio cultural. Su centralidad también ayudó y además, «no necesitamos grandes medios para trabajar», aclara la directora.

Letras en primera persona para soltar la mente
Comentarios