lunes 25.05.2020
A la vanguardia

Luxemburgo, pionero en transporte gratuito

Se acabaron los billetes y los abonos mensuales para viajar

Las máquinas automáticas desaparecen de las estaciones

Un autobús pasa por el centro de Luxemburgo, ayer. JULIEN WARNAND
Un autobús pasa por el centro de Luxemburgo, ayer. JULIEN WARNAND

Se acabaron los billetes y los abonos mensuales. Viajar en transporte público en Luxemburgo es gratis a partir de este pasado sábado, y el pequeño reino europeo se ha convertido así en el primer país del mundo en adoptar esta medida.

«Estoy contenta. Es una buena medida ecológica. Y nos facilita la vida el no tener que comprar una tarjeta de transporte cada mes» que cuesta 25 euros, se felicita Anna Beirrao, bajando del tranvía el sábado. «Puede que cada vez más personas usen los transportes públicos ahora», agrega Thierry, otro pasajero. «¡Ah! ¡Es gratis! No lo sabía», celebra Dominique, que espera su tren en la estación central de Luxemburgo.

Las máquinas automáticas donde se compran los billetes van a desaparecer poco a poco del país. Sólo el tren de Luxemburgo seguirá siendo un servicio de pago. Los revisores de los transportes públicos serán integrados en otros servicios, pero no ocultan sus miedos. «No sabemos qué va a ser de nosotros. Todos los agentes de los transportes públicos están preocupados», dice Yannick.

Un 40% de los hogares de Luxemburgo usa el transporte público y esta decisión será, según el Gobierno, un importante ahorro anual para los hogares.

La medida también está destinada a reducir los atascos, máxime cuando el vehículo es el medio de transporte más utilizado en el país: un 47% de los desplazamientos por motivos de trabajo y un 71% por placer, según un sondeo de 2018 de TNS Ilres.

Luxemburgo, con 610.000 habitantes, es conocido por sus atascos en el centro de la capital, donde la construcción del tranvía está en marcha desde hace años. El primer tramo del tranvía está operativo desde fines de 2017.

Luxemburgo, pionero en transporte gratuito