domingo 22.09.2019
CIENCIA

Mamíferos con la clave de la vida (casi) eterna

Grandes desconocidos, . los murciélagos esconden respuestas a la longevidad e información de las enfermedades más letales. En la provincia de León conviven 22 especies de las 26 que hay en la península ibérica. Son unos buenos aliados para la agricultura. Los científicos esperan un modelo sobre el que investigar..
Mamíferos con la clave de la vida (casi) eterna

Los científicos sospechan que los murciélagos guardan en sus genes el secreto de la salud y la longevidad y a la vez información crucial sobre las enfermedades más letales. Sin embargo, la inexistencia de un modelo animal sobre el que investigar hace que este quiróptero mamífero con alas esconda aún muchos secretos. «No hay modelos experimentales y eso es un problema», asegura el presidente de la Academia de Ciencias Veterinarias de Castilla y León, Elías Fernando Rodríguez Ferri. «Los murciélagos tienen grandes beneficios conocidos pero las enfermedades infecciosas emergentes también están relacionadas con ellos». Sin modelo animal, se investiga con animales ordinarios, pero los científicos se encuentran con una dificultad: el estrés que les provoca la cautividad impide obtener resultados fiables. «No se puede coger un murciélago para investigar. Son una especie protegida y la cautividad les causa un estrés que les provoca enfermedades», destaca Ferri. Así, quedan inservibles para avanzar en el conocimiento, más allá de lo que ya se sabe de ellos. En su hábitat natural en colonias en cuevas, oquedades, túneles o construcciones abandonadas, tienen una elevada supervivencia. Viven 35 años, diez veces más que los roedores. «La investigación de esta larga supervivencia daría las claves del envejecimiento humano. Hay grupos que están en esa línea». Los científicos saben que los murciélagos tienen un sistema inmunológico que hace que sean capaces de mantener la replicación de los virus en un bajo perfil, lo que impide que tengan enfermedades inflamatorias. «Están acomodados a la presencia de patógenos. No tienen inflamación como consecuencia de infecciones». El conocimiento de por qué pasa eso en su organismo daría un salto cuantitativo en el conocimiento de la salud y las enfermedades más letales. Hay países en África que tienen un comercio ilegal de carne de murciélago» y son grandes migratorios, pueden recorrer 1.000 kilómetros de distancia»

Los biólogos especialistas en zoología destacan el gran desconocimiento de la población de unos animales «que no son una amenaza para el hombre y sí unos perfectos aliados para la agricultura y las masas boscosas eliminando plagas de insectos, y para el hombre en general, dado que en una noche unos pocos murciélagos comen varios miles de mosquitos», destaca Jorge Falagán Fernández, biólogo especializado en zoología consultoría ambiental, profesor asociado del departamento de biodiversidad y gestión ambiental de la Facultad de Biología y Ciencias Ambientales de la ULE y coautor del estudio Los murciélagos de la Reserva de los Argüellos en el año 2008, con Paula Arroyo Hernández, doctora en Ciencias Ambientales y dirigido por el catedrático Estanislao de Luis Calabuig. Un murciélago pequeño es capaz de comer 3.000 mosquitos en una noche, destaca Ferri.

Enfermedades

La facilidad para propagar más de 80 virus, bacterias y parásitos y enfermedades como la rabia, encefalitis, Síndrome Respiratorio Aguo (Sars) y Mers-Cov (enfermedad respiratoria aguda, ébola y rabia, entre otras, es una fuente inagotable de conocimiento para la ciencia frenada por la dificultad en el manejo de este animal que tiene capacidad para actuar como reservorio de múltiples infecciones y bacterias. Un riesgo que las especies que viven en León no tienen. «El mayor riesgo aquí es el de la rabia», aclara Ferri. «Solo los laboratorios con un nivel 4 de bioseguridad podrían acometer un proyecto de alta cualificación para diseñar un modelo animal destinado a la investigación, como ocurre con otros animales como los ratones y conejos, por ejemplo.

«Los murciélagos en España no muerden, hay que desterrar el mito del murciélago chupasangre. En España todas las especies se alimentan de insectos que cazan al vuelo, no son ciertas las creencias como las de que van al pelo. Si no los tocamos no muerden, solo en el caso de encontrar uno en el suelo y lo vayamos a coger, como defensa pueden intentar modernos, lo habitual es manipular murciélagos con guantes», asegura Falagán.

Además de insectívoros, son polinizadores. «Ahora que las abejas están comprometidas son una buena opción para la distribución de semillas y contribuyen al equilibrio del ecosistema», insiste Ferri.

La provincia, un refugio

El elevado número de cavidades naturales en la provincia de León permite a los murciélagos asentarse en colonias de reproducción e invernada de quirópteros cavernícolas «situación que debe mantenerse mediante los principios de sostenibilidad», insiste Jorge Falagán. «Los puentes con fisuras, y aquellos de nueva construcción deben ser respetados y acondicionados de modo que permitan a las especies de quirópteros fisurícolas su establecimiento y pervivencia. Esos lugares son excelentes refugios para un elevado número de especies». Iglesias o molinos son lugares de colonias de murciélagos. «La geografía de la provincia permite la existencia de una gran cantidad de oquedades con enorme potencial de ocupación. El uso turístico de algunas de las cuevas debe ser respetuoso con la presencia de murciélagos. Sería deseable realizar campañas de sensibilización referidas a este grupo, y estudios complementarios que determinaran la distribución a pequeña escala de las diferentes especies», insiste el biólogo especialista. «Los murciélagos no son una amenaza para el hombre. No son transmisores de enfermedades salvo en casos muy aislados de investigadores que trabajan con ellos».

Mamíferos con la clave de la vida (casi) eterna