jueves. 01.12.2022

La Unidad de Salud Mental Infanto Juvenil de León realiza al año más de 4.000 revisiones y atiende a un media de mil menores que acuden por primera vez. Cada semana puede recibir una media de 50 peticiones de asistencia. Las limitaciones estrictas por la pandemia han incrementado los problemas como adicciones tecnológicas, anorexias, problemas conductuales, trastornos del control de impulsos y autolesiones sin finalidad suicidia, según destaca el jefe de la Unidad de Salud Mental Infanto Juvenil de León.

El miedo, la preocupación y el estrés mantenido en el tiempo durante la pandemia han dado lugar a un incremento en la demanda de atención psicológica en niños y adolescentes. La atención a distancia, con métodos telemáticos, y la imposibilidad de atender de forma presencial durante el confinamiento y las restricciones posteriores también dificultan un contacto más directo con los pacientes.

Más de 4.000 revisiones anuales
Comentarios