jueves 28/10/21
Indicadores

Más de 55.000 personas fallecieron en las listas de espera de la dependencia

Castilla y León sigue a la cabeza en atención pero baja del sobresaliente. Los indicadores retroceden por la pandemia
Una trabajadora ayuda a una persona mayor en una residencia en Madrid. DAVID FERNÁNDEZ

Esperaban la resolución de su grado de dependencia, pero murieron antes que su respectiva comunidad autónoma se pronunciara. Eran 21.000 personas que se deben sumar a otras 34.000 que no pudieron «ejercer sus derechos derivados» de su situación de dependencia, según el XXI Dictamen del Observatorio de la Dependencia, presentado ayer por la Asociación de Directoras y Gerentes de Servicios Sociales. El total suma 55.487personas que fallecieron, la mayoría por los efectos de la pandemia, antes de que el sistema les asistiera. Un escenario «catastrófico», define José Manuel Ramírez, presidente de esta asociación, en una rueda de prensa celebrada en Madrid. «Esto supone que diariamente fallecen más de 152 personas dependientes sin haber llegado a recibir prestaciones o servicios. La crisis ha hecho retroceder el sistema a años anteriores y no se ha contado con un refuerzo económico para las personas más vulnerables».

Indicadores

Los indicadores de la dependencia han sufrido un retroceso a niveles del años 2017

Los indicadores de la dependencia han sufrido un retroceso a niveles de 2017, debido al impacto de la covid, según el informe. Números traducidos en «dolor y sufrimiento». Y muerte en un limbo asistencial: «el 79,4% de las personas que salieron de la lista de espera entre marzo y diciembre, lo hicieron como consecuencia del fallecimiento de la persona pendiente de atención». Pero todavía quedan más de 232.000 personas aguardando que sea aprobada su condición de dependiente para comenzar a recibir sus correspondientes prestaciones. Y «hay que añadir 141.556 expedientes que están pendientes de valoración». Cada expediente, una persona en situación de necesidad. En total, 373.800 sin una respuesta. Que el coronavirus se cebó en las personas dependientes se ratifica con las cifras suministradas en el estudio. En residencias murieron 72.804 mayores, y con ayuda a domicilio, otras 173.426. Es un exceso de mortalidad -cifrada en 26.340 dependientes- que pasa por debajo del radar de los datos oficiales. «Una muerte de cada tres es un exceso de fallecimientos. No se pueden atribuir directamente a la covid pero sí a circunstancias sanitarias deficientes». La muerte de los mayores han reducido las listas de espera. «De las 35.592 personas que han abandonado la lista de espera de resolución de prestación, entre marzo y diciembre, el 86,8% lo han hecho como consecuencia del fallecimiento de la persona pendiente de atención», especifica el documento.

Castilla y León, a la cabeza

La comunidad de Castilla y León sigue a la cabeza en atención a la Dependencia y aunque roza el sobresaliente, con un nota final de 8,9, ha bajado cuatro décimas respecto al último informe de 2019, cuando obtuvo un 9,3, según los datos del XXI Dictamen del Observatorio Estatal de la Dependencia que se ha dado a conocer este lunes.

Esta calificación hace que Castilla y León se encuentre a la cabeza en la atención a a la Dependencia según los 14 indicadores empleados en la valoración de la implantación y desarrollo de la Ley de Atención a la Dependencia.

A 31 de diciembre de 2020 había 105.589 atendidas en el sistema de dependencia de Castilla y León, 813 más que hace un año, con 140.933 solicitudes de dependencia, —5.259—; y 132.386 valorados, —2.307—.

Castilla y León

La Comunidad sigue encabezando la lista y roza el sobresaliente en atención

Las personas con derecho a prestación a final de año eran 105.706, 661 menos; con 99.514 servicios, un 1,27 por ciento más que hace un año, y 28.740, 1.364 más con cuidados profesionales familiares.

El informe recoge que los efectos de la covid se han notado en Castilla y León, lo mismo que en el resto de comunidades, «provocando la práctica paralización del sistema en parámetros del sistema como valoraciones (-1,71%), personas con derecho (-0.62%) o solicitudes registradas (-3,60%). «A pesar de haber sido una de las comunidades más golpeadas por la pandemia, ha conseguido reponer las bajas producidas (+0,78%), situándose en la media nacional (+0,81%). Por otra parte, continúa siendo la comunidad autónoma con la mayor tasa de beneficiarios con respecto a la población, ampliando la diferencia con la siguiente», valora el informe.

Más de 55.000 personas fallecieron en las listas de espera de la dependencia
Comentarios