lunes 23.09.2019

«Me duermo sin darme cuenta y se ríen de mí»

«Me duermo sin darme cuenta y se ríen de mí»

Vanesa empezó a mostrar síntomas de narcolepsia a los seis años. «Me dormía de repente. Estaba comiendo y se me caía la cabeza encima del plato», cuenta. Saca la lengua sin darse cuenta y sufre cataplejias faciales. En un año engordó 13 kilos a causa del exceso de sueño. Se puede dormir en el agua, así que cada vez que se ducha su madre tiene que estar pendiente a pesar de que toma un tratamiento que consiste en estimulantes y antidepresivos. Lo primero que le dijeron es que podía ser un problema psicológico, luego la ingresaron en el hospital para analizar la «somnolencia excesiva». Hasta que un neuropediatra les dio la primera pista sobre la narcolepsia. En el Hospital Gregorio Marañón confirmaron la sospecha. En aquella época «había 11 niños en toda España, ahora son 40», explica. Vanesa ha sufrido rechazo social y acoso escolar a causa de su enfermedad. «Me duermo sin darme cuenta y se ríen de ello», comenta. Ha pasado por seis centros escolares. Y a pesar de todo «nunca ha perdido un curso», dice su madre. «Con el apoyo de su madre», comenta una amiga. Actualmente estudia 3º de la ESO en el IES Padre Isla con un horario reducido. «Entro a las 10.10 porque me duermo», explica. «Aquí estoy bien», admite.

«Me duermo sin darme cuenta y se ríen de mí»