sábado. 25.06.2022

Los casos de los menores que investiga de oficio del Defensor del Pueblo corresponden a jóvenes vulnerables, procedentes de familias desestructuradas o en las que sufrieron abusos, a las que los proxenetas introducen, a menudo con engaños, chantajes y violencia, en el mundo de la prostitución, en demasiadas ocasiones con el cebo de las drogas a las que se enganchan o de teléfonos móviles, ropa o pequeñas cantidades de dinero.

«Se trata de una situación de extrema gravedad, que vivimos con mucha preocupación», indicó el pasado febrero la secretaria de Estado de Igualdad, Ángela Rodríguez. «Tenemos que garantizar que el sistema de acogida vela por los derechos de los menores y que ninguna institución pública mira para otro lado», añadió Nacho Álvarez, secretario de Estado de Derechos Sociales. Ambos ministerios han impulsado la acogida familiar para combatir la trata de menores tuteladas.

Menores vulnerables y engañados
Comentarios