martes 14.07.2020
Obra Social

El milagro de los tapones de plástico

San Juan de Dios entrega cuatro portátiles a cuatro menores con discapacidad auditiva de la provincia gracias a este gesto
Akram Fihri es de Valencia de Don Juan. DL
Akram Fihri es de Valencia de Don Juan. DL

La Obra Social del Hospital San Juan de Dios de León entregó ayer ordenadores portátiles a cuatro niños con discapacidad auditiva de la provincia gracias a su campaña Tapones Solidarios.

La iniciativa del centro médico leonés, que inició en el año 2014, «ayuda a menores necesitados y contribuye a cuidar el medio ambiente, ya que los plásticos se fabrican a partir del petróleo: un recurso natural no renovable», indica una nota de prensa.

Akram Fihri, de Valencia de don Juan y de 9 años, Adam Ahastan, de Bembibre, con 8 años, Zaira Barrul, de León y 12 años e Ian González, un niño de tres años de Onzonilla, han recogido los ordenadores acompañados por sus padres y se han sumado a una lista que no deja de crecer de la mano de la solidaridad de cientos de personas.

Contenedores

Trabajadores, pacientes y usuarios separan en sus casas las tapas y los tapones de plástico de sus envases y se acercan al hospital cada día para depositarlos en los contenedores que hay junto a las dos entradas principales.

Reciclar y donar

La medida reduce las emisiones de dióxido de carbono y es una forma de recaudar fondos

Un pequeño gesto —al que ya se han unido más de 40 entidades— que, en este caso, favorecerá el aprendizaje de unos menores con necesidades especiales y escasos recursos económicos.

Los tapones recogidos, de todos los colores y tamaños, tienen como destino la planta recicladora de la empresa Gestión y Protección Ambiental, ubicada en la localidad burgalesa de Villalonquéjar. Allí, se trituran antes de ser enviados a empresas de fabricación.

Dedicación

Trabajadores, pacientes y usuarios separan en sus casas las tapas y tapones de los envases

María Nieves Díez y Susana Pastrana, miembros de la Comisión de Responsabilidad Social Corporativa, han hecho entrega a los niños de estos dispositivos con el objetivo de que su escolarización no se vea interrumpida a consecuencia de un estado de alarma por el Covid-19 que se alarga en el tiempo.

Así, los pequeños han dado un paso más hacia su bienestar y autonomía en una apuesta añadida por despertar la conciencia medioambiental, ya que se reduce de manera importante la emisión a la atmósfera de dióxido de carbono (CO2), uno de los gases responsable del cambio climático. Desde la Obra Social del Hospital San Juan de Dios de León se ha invitado a la ciudadanía a que siga reuniendo tapones que permitan hacerle la vida más fácil a una infancia que es el futuro.

El milagro de los tapones de plástico