sábado. 28.01.2023
Corren malos tiempos para los paquidermos. Según se indica desde el Parque Nacional Krueger (Suráfrica) hay cerca de 11.700 ejemplares, 3.500 más de los que puede albergar para que se mantenga el equilibrio ecológico, lo que ha llevado a replantearse su sacrificio masivo. Además, como carecen de enemigos naturales, su número crece sin parar y es la única especie que en caso de sobrepoblación destruye su entorno. El sacrificio de elefantes fue suspendido en 1994 tras registrarse intensas protestas desde todas las partes del mundo al difundirse imágenes de cientos de ejemplares muertos. Las organizaciones conservadoras de los animales calificaron esta práctica de asesinato y reclamaron dejar que la naturaleza siguiera su curso sin que intervenga el hombre. Además, aunque abogaron por su traslado o la aplicación de novedosos métodos anticonceptivos con el paso del tiempo se ha demostrado que su aplicación es muy costosa (unos 9 millones de euros) y complicada (hay 6.000 hembras). Ahora, nueve años más tarde, las autoridades del Parque presentarán al gobierno de su país un plan que prevé el sacrificio masivo del excedente de elefantes como solución para resolver el problema. El Parque Krueger, junto con los de Zimbabue y Mozambique forma parte del Parque transfronterizo Limpopo, cuya extensión supera los 35.000 kilómetros cuadrados y acoge a unas 150 especies de mamíferos (cebras, hipopótamos, elefantes, jirafas, leones, búfalos), y a más de 500 de aves, 120 de reptiles y 50 de peces, a las que hay que añadir 2.000 variedades de plantas.

Miles de elefantes pueden ser sacrificados como mal menor
Comentarios