martes 22.10.2019

Un millar de pacientes controlados a distancia

La telemedicina es una revolución incipiente en León que llega a un millar de pacientes. La revolución digital ha llegado ya a oftalmología y cardiología para más control y menos lista de espera. Nefrología será la próxima en incorporar la telemonitorización
Carlos Vázquez y Luis García, en Santa María del Páramo. JESÚS F. SALVADORES
Carlos Vázquez y Luis García, en Santa María del Páramo. JESÚS F. SALVADORES

carmen tapia | león

A Manuel le controlan el corazón a distancia. Es uno de los más de 800 pacientes leoneses a los que llega la telemedicina. Los médicos controlan la evolución de su salud a distancia gracias a la revolución de la tecnología digital que conecta directamente a los pacientes con el médico. Sin distancia. Sin esperas.

La telemedicina crece y se implanta en los servicios sanitarios para recortar distancias con la zona rural. Es una transformación digital que ya funciona para algunos pacientes usuarios de Cardiología y Oftalmología. En los próximos días se incorporará el servicio de Nefrología del Hospital de León, con un sistema de telemonitorización pionero en Castilla y León.

Cardiología fue la primera. El Teleseguimiento de Marcapasos (MCP) en todos aquellos pacientes a los que se les ha implantado el sistema permite a los especialistas el control diario de la disfunción sunusal y los bloqueos. El dispositivo de seguimiento remoto necesita del consentimiento informado del paciente.

Más de 250 pacientes leoneses están controlados en la provincia con algún dispositivo cardiológico. Los desfibriladores implantables (DAI) son otra de las optiones cardiológicas para vigilar de cerca al paciente. Lo utilizan pacientes con riesgo de muerte súbita por infarto agudo de miocardio, miocardiopatías dilatadas o canalopatías (trastorno de la membrana muscular). Los desfibriladores implantables son dispositivos de seguimiento remoto y que se colocan al paciente con consentimiento informado.

Entre las técnicas de control y seguimiento que realiza la Unidad de Arritmias del servicio de Cardiologia del Hospital de León está el teleseguimiento de Hólter insertable en pacientes con síncopes no filiados y con sospecha de trastornos del ritmo cardiaco. El síncope es una pérdida breve y súbita del nivel de conciencia. Entre el 15% y el 30% de la población general padecerá al menos un síncope en su vida. En muchas ocasiones esta pérdida brusca de la conciencia con recuperación rápida se debe a un golpe, a falta de oxígeno o a una mala alimentación, pero entre el 6% y el 30% de los casos está generado por una enfermedad cardiovascular no diagnosticada. El teleseguimietno de Holter insertable permite memorizar una mayor cantidad de información a distancia, lo que permite detectar cualquier alteración en un menor espacio de tiempo.

En la zona rural

Atención Primaria también se ha incorporado a la telemedicina con el seguimiento de pacientes con retinopatía diabética con una consulta vía correo electrónico con el servicio de Oftalmología del Hospital de León. Alrededor de 450 pacientes utilizan este sistema en la zona rural de Santa María del Páramo y el servicio recuperará esta consulta en la zona de Cistierna. «La rinopatía diabética provoca una pérdida de visión que se puede recuperar si la diabetes está bien controlada». Carlos Vázquez es médico de familia pero se ofreció voluntario para participar en este proyecto. «Hacemos fotos a los ojos de los pacientes con una aparato que tiene una cámara fotográfica con un programa informático. El diagnóstico es rápido. Nos contestan en una semana». El programa cubre toda la zona básica de Santa María del Páramo con pacientes de Bustillo, Bercianos, Laguna de Negrillo y Laguna Dalga. «La incidencia de la diabetes sube y de esta manera controlamos mejor a los pacientes de la zona rural sin necesidad de desplazamientos y largas listas de espera».

Los médicos Carlos Vázquez y Luis García son los encargados del screening en Santa María del Páramo. Todos los martes hacen fotos a los pacientes y las envían por intranet al oftalmólogo Carlos Lobato, especialista encargado de esta consulta en el Hospital de León. «Yo veo las fotos y hago el diagnóstico. Con este sistema hemos evitado un 90% de desplazamientos al Hospital de León. Con las fotografías vemos lo que tienen en los ojos y si precisan atención los derivamos a la unidad correspondiente, con lo que ahorramos tiempo.

Nefrología

Las nuevas tecnologías permitirán ampliar la telemedicina al servicio de Nefrología, que contará con el primer sistema de telemonitorización de parámetros para pacientes en diálisis domiciliaria de Castilla y León. El nefrólogo recibirá los datos de pacientes de forma automática en su ordenador, evitando el desplazamiento al Hospital. La nefróloga encargada del nuevo sistema, Arancha Sastre, y el equipo de enfermería, controlarán diariamente la información que llega de los pacientes en diálisis, que irá aumentando hasta que la mitad de los enfermos estén telemonitorizados, uno de los objetivos para incrementar el 10% actuales. «Los pacientes nos mandarán varios parámetros de la diálisis y si hay alguna alternación saltarán unas alarmas en el ordenador», explica Sastre.

Para que los datos sean fiables, los pacientes manejarán tensiómetros, básculas con bluetooth y un smartphone que enviarán los datos del pacientes a un sistema informático. «Si vemos que hay alteraciones les llamamos en el día y vemos si podemos solucionar el problema por teléfono o les hacemos venir a la consulta. El seguimiento es diario».

El programa comenzará con los nueve primeros pacientes que que inicien la diálisis domiciliaria. «Cuanto más control tengan los pacientes en diálisis domiciliaria más información nos llegará a tiempo real».

La telemonitorización de parámetros quitará el miedo a los pacientes para que realicen en su casa el tratamiento, «sobre todo gene joven que trabaje o estudie, porque así pueden compatibilizar su vida social y laboral con su enfermedad, al tiempo que se evitan desplazamientos».

Un millar de pacientes controlados a distancia