sábado. 02.07.2022
HAYOUNG JEON

La canciller alemana, Angela Merkel, se despojó de su habitual sangre fría ante el Parlamento alemán (Bundestag) y pasó de las cifras de muertos por la pandemia a aludir al destino del abuelo, como víctima fatal de los contactos navideños. «Si ahora tenemos demasiados contactos y luego resulta que ésta fue la última Navidad con los abuelos será que tal vez algo hicimos mal», afirmó la líder alemana durante el debate sobre los presupuestos del Estado, con la voz entrecortada y tras suplicar «prudencia» ante una pandemia que no da tregua. Ello implicará cerrar la gastronomía, el ocio nocturno, la vida cultural y las actividades deportivas en espacios cerrados. «Es duro, pero 590 muertos en un día no es una cifra aceptable», sentenció.

Las muertes de ancianos hace flaquear la sangre fría de Merkel
Comentarios