domingo. 27.11.2022

Dos activistas mancharon ayer con un líquido que simulaba petróleo la vitrina de una réplica de momia faraónica y rociaron de sangre falsa la pared de una sala del Museo Egipcio de Barcelona en señal de protesta por la emergencia climática, y después se han pegado a una vitrina. La acción no provocó desperfectos ni daños a ninguna pieza. Según un comunicado de Extinction Rebellion, son dos militantes del colectivo Futuro Vegetal y, después de pegarse a la vitrina, han desplegado una pancarta criticando que CocaCola patrocine la COP27. | ep

el museo egipcio de barcelona, blanco del activismo climático
Comentarios