domingo 29/5/22
                      Niños y niñas participan en uno de los talleres organizados ayer en el museo de Salamón. ÁNGEL ALONSO
Niños y niñas participan en uno de los talleres organizados ayer en el museo de Salamón. ÁNGEL ALONSO

Absorbente en derrames de petróleo, material aislante en bioconstrucción, biofertilizante agrario o su uso como fibra textil son algunas de las múltiples aplicaciones entre tradicionales y novedosas que proporciona la lana: una materia prima natural y ecológica que es renovable, reutilizable y cien por cien biodegradable.

Este sábado se conmemoró el II Día Europeo de la Lana, organizado este año por España y promovido por la Fundación European Wool Exchange (EWE), que está formada por entidades del continente las cuales tienen en común dar valor a la lana europea, explica a Efe la coordinadora de proyectos de la asociación Trashumancia y Naturaleza, Concha Salguero.

Coincidiendo con este día, el Museo de la Lana Merina Trashumante en Salamón organizó ayer distintos talleres a los que asistieron un centenar de personas, entre ellos quince personas del centro de mayores de Santa Lucía y una veintena de niños y niñas del Colegio de Educación Infantil y Primaria de San Isidoro de León, además de familias del municipio de Crémenes. El alcalde de la localidad, Ángel Alonso Tornero, se mostró satisfecho con el resultado de una jornada que pone en valor un material único con numerosas utilidades.

La joranada European Wool Day se celebró conjuntamente con el Museo del Traje de Madrid, con la participación de diferentes ponentes internacionales, talleres, demostraciones y charlas centradas en la producción, la transformación y el uso sostenible de esta fibra.

Para esta edición, España ha organizado un encuentro virtual con la participación de entidades dedicadas a la innovación textil y artesanía, tejedoras, ganaderías y otras organizaciones que apuestan por la revalorización de la lana, evento que se completó con actividades en varios países bajo el lema Bienestar, educación y arte para hacer hincapié en su uso en la artesanía textil como fibra natural de gran valor social y ambiental. Todos los países comparten un mismo problema: poseen la lana, que se considera un residuo, y «no saben qué hacer con ella·, a pesar de las numerosas utilidades que tiene, y además «importamos lana, que a veces se lleva desde aquí, de China y Australia, ya transformada con la cantidad de emisiones que eso conlleva».

Según Salguero, si realmente queremos cambiar nuestra economía para que sea sostenible y que cierre ciclos, resulta «muy importante» dar visibilidad a la lana europea,que sería un suplemento de renta para los ganaderos y ganaderas.

Natural, ecológica, tradicional y novedosa