lunes 1/3/21
Aumenta el desconcierto

Ni adelanto de toque de queda ni confinamiento

Castilla y León tendrá que esperar al Supremo. El Gobierno se enrocó ayer en el Consejo Interterritorial y no cedió a las peticiones casi unánimes de las comunidades para modificar el estado de alarma. El ministro insistió en el «no» pese a que en los últimos seis días se había mostrado receptivo al cambio.
El ministro de Sanidad, Salvador Illa, en la rueda de prensa tras la reunión del Consejo Interterritorial. JESÚS MORÓN

La mayoría de las comunidades autónomas que llegaron ayer el Consejo Interterritorial de Salud con la esperanza de salir con instrumentos jurídicos que les permita endurecer las medidas para luchar contra la pandemia, se encontraron con el «no, pero lo estudiaré» que el ministro de Sanidad, Salvador Illa, repite desde el martes tras conocer el decreto de Castilla y León con el adelanto del toque de queda a las ocho de la noche. El ministro dijo ayer a las comunidades que ni adelanto de toque de queda ni confinamiento domiciliario corto, como piden otras autonomías. Illa les instó a sacar el jugo al actual estado de alarma y tomar medidas que estén dentro del decreto nacional. Pese a que en los últimos seis días se había mostrado receptivo al cambio, ayer dio una negativa por respuesta.

La consejera de Sanidad de la Junta de Castilla y León, Verónica Casado, no está contenta con el resultado de la reunión e insiste en la necesidad de una unidad de acción para el conjunto del Sistema Nacional de Salud y herramientas legales «que faciliten y amparen una toma rápida de decisiones desde una efectiva coordinación a nivel nacional».

«La cogobernanza invocada por el Gobierno para la gestión pandémica ha de ser real, no una declaración de intenciones y para ello es necesario dotar a las comunidades de las herramientas legales que garanticen la efectividad jurídica de las medidas a implementar, incluidos la ampliación de horarios del toque de queda y posibles confinamientos, más allá de la actual Real Decreto 926/2020», precisó la consejera tras la reunión.

Toque de queda
Hasta que se pronuncie el Supremo, el toque de queda está vigente en CyL a las ocho de la noche

La Junta recuerda que, en cuanto a normativa publicada en el Bocyl y sobre la que no existe aún resolución judicial, sigue vigente en Castilla y León el toque de queda establecido entre las ocho de la tarde y las seis de la mañana, además de otras medidas tales como la limitación de las reuniones en espacios de uso público y privado a un máximo de cuatro personas; la reducción del aforo en lugares de culto a un tercio, con hasta 25 personas en total; y el cierre perimetral del conjunto autonómico y de todas y cada una de las provincias.

Además, todas las provincias permanecen en el nivel 4 de alerta sanitaria para la contención de la covid-19, con las medidas preventivas reforzadas vigentes.

A la espera del Supremo

La negativa del Gobierno obliga a la Junta de Castilla y León a esperar la resolución del Tribunal Supremo, que tendrá que decidir si fija medidas cautelares contra el adelanto del toque de queda a las ocho, como pide el Gobierno, o considera, como asegura el Gobierno autonómico, que el actual estado de alarma les permite modificar el horario. El Supremo dio el martes diez días a la Junta para que justifique su decisión.

El Gobierno estudiará

La evaluación de las propuestas autonómicas, referidas a la modificación del Real Decreto 926/2020, por el que se regula el actual estado de alarma vigente declarado por el Gobierno de la Nación, es el único compromiso adoptado por el Ministerio de Sanidad tras la celebración del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud.

Comunidades como Andalucía, Asturias, Baleares, Castilla_La Mancha, Castilla y León, Comunidad Valenciana, Euskadi, Galicia y Madrid solicitaron al Ejecutivo central nuevas herramientas jurídicas que se adecúen a la situación epidemiológica y asistencial por la covid-19, de manera que dispongan de más mecanismos oportunos y lo más inmediatos posible, adaptados a la tercera onda pandémica y referidos a la limitación de la circulación ciudadana y al establecimiento de confinamientos.

Murcia, que también lo apoya, no pudo intervenir en la reunión de este Consejo Interterritorial, que se produjo antes de la dimisión del consejero Manuel Villegas. A pesar de no haber participado, el Gobierno murciano se había posicionado a favor de modificar el estado de alarma.

El ministro de Sanidad, Salvador Illa, y la ministra de Política Territorial y Función Pública, Carolina Darias, valoraron como suficiente el actual marco jurídico nacional frente a la pandemia, insistiendo en que las comunidades autónomas aún disponen de margen decisorio y que hay que esperar a ver cómo se obtienen resultados de las medidas implementadas.

Andalucía: «Un error»

El presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, considera «un error» que el Ministerio de Sanidad haya descartado por el momento adelantar la restricción de movilidad nocturna En su cuenta de Twitter, Moreno dijo que para Andalucía «lo razonable es que hoy se hubiera atendido lo que pedimos la mayoría: tener más instrumentos para frenar el virus y salvar vidas. Es un error», añadió.

Con el avance del virus, las comunidades continúan endureciendo las restricciones, que en el caso de Cataluña ha decidido prorrogarlas hasta el 7 de febrero. El 36 por ciento de los asturianos estará confinado desde la pasada medianoche en sus municipios de residencia. Entre el 22 de enero y el 23 de febrero, La Rioja cerrará todos los locales, establecimientos, servicios y actividades no esenciales y el confinamiento perimetral de sus 174 municipios y en el País Vasco se ha adelantado al próximo viernes la reunión para adoptar nuevas medidas con un toque de queda entre las 22.00 y las 06.00.

Ni adelanto de toque de queda ni confinamiento