viernes. 03.02.2023

No es un juego de niños

El 63% de los españoles gasta más de lo previsto por retrasar la compra de los juguetes a última hora. La compra no debe realizarse atendiendo a la publicidad engañosa
Juguetes educativos y sencillos son dos de las características que tienen que tener en cuenta los consumidores cuando compran un juguete. Estas son las recomendaciones que aconsejan desde la Federación de Consumidores en Acción (Facua España) para evitar que la seductora y siempre engañosa publicidad decida qué juguetes regalar a los más pequeños. Desde la federación se insiste en rechazar los juegos sexistas y aquellos que fomenten conductas agresivas, además de evitar los que no aporten ningún valor educativo al niño. La publicidad actúa en la mayoría de los anuncios de juguetes como un arma de doble filo. Pegadizas melodías y fantásticos juguetes encandilan sin dificultad a los niños, que no tardan en encapricharse por uno de ellos. Pero con la misma rapidez que desaparecen de los escaparates de las tiendas por su gran solicitud, caen en el olvido poco después del día de Reyes. Los juguetes, además de servir para la diversión, son una importante herramienta que se puede emplear para la educación infantil. Con un buen juguete, el niño puede desarrollar más fácilmente la imaginación y otras habilidades creativas. Es importante que al pequeño le resulte sencillo jugar porque si es demasiado complicado se aburre y acaba dejándolo en el fondo del armario. Algunos consejos Antes de realizar la compra, el consumidor debe de comprobar el contenido del embalaje, que estén todas las piezas en el caso de ser desmontable y poner en funcionamiento el juguete para ver que no esté averiado. Hacerlo puede evitar más de una desilusión en el día de Reyes. Además, es importante comprobar que aparezca la marca CE. El certificado de calidad debe constar de forma visible en el juguete ya sea en el embalaje, en un folleto adjunto o en la etiqueta. Este distintivo comunitario ofrece la garantía de seguridad y la salud de los niños. Pero hay que tener cuidado porque es muy fácil de falsificar. También deben de aparecer otras advertencias sobre las características del producto, así como las instrucciones de uso y asesoramiento para la utilización correcta del juguete. Todo esto tiene que aparecer en español. Se debe tener cuidado con los juguetes desmontables porque hay que asegurarse de que las piezas sean suficientemente grandes para que los niños no se las metan en la boca. Los juguetes con partes eléctricas deben tener estas aisladas y protegidas para evitar riesgos al entrar en contacto con cables conectados. También hay que rechazar aquellos juguetes que estén fabricados con plástico PVC, porque no son del todo seguros.

No es un juego de niños
Comentarios