miércoles 19/1/22
Reconocimiento

Nobel de Medicina para los científicos del dolor

Julius y Patapoutian desentrañaron impulsos del cuerpo claves en la lucha contra el dolor crónico o la hipertensión
                      Ardem Patapoutian. EFE
Ardem Patapoutian. EFE

El Instituto Karolinska de Estocolmo anunció ayer que el Nobel de Fisiología y Medicina de este año lo compartirán el estadounidense David Julius y su compatriota, pero de origen libanés y armenio, Ardem Patapoutian.

Son los descubridores de los sensores y mecanismos mediante los que el sistema nervioso capta y transmite el dolor, el frío y el calor, o activa el sentido del tacto. Se trata de unos hallazgos que el jurado del galardón más prestigioso califica como «revolucionarios», pues destaca que permiten entender los mecanismos fisiológicos esenciales para la supervivencia de cualquier ser humano, lo que posibilita actuar sobre unas percepciones de las que depende la interacción del hombre con el mundo que le rodea.

Sus descubrimientos científicos, más allá de desbrozar un amplísimo campo de investigación, son determinantes para buscar fórmulas que combatan el dolor crónico (un mal que sufre el 11% de españoles) o para avanzar en el diseño de terapias contra la hipertensión, la artritis o la osteoporosis, entre otras graves y extendidas patologías.

El anuncio inaugura la semana en que las instituciones académicas suecas y noruegas reconocerán con el Nobel a algunas de las mentes más brillantes de la ciencia, la sociedad y la política. La Real Academia de las Ciencias de Suecia dará a conocer mañana y pasado, sucesivamente, los galardonados en Física y Química, la Academia sueca desvelará el jueves el Nobel de Literatura y el viernes el Comité Noruego anunciara el Nobel de la Paz, el galardón con más repercusión mediática y popular.

La lista de premiados se cerrará el lunes con la concesión del Nobel de Economía.teracción entre nuestros sentidos y el entorno». Guindilla, wasabi y mentol David Julius, un neoyorkino ded 65 años, profesor de la Universidad de California, usó capsaicina, un compuesto activo de la guindilla que causa una sensación de ardor, para identificar un sensor en las terminaciones nerviosas de la piel que responde al calor, el mentol para localizar el receptor corporal que detecta el frío, y explicó el dolor punzante que desencadenan los receptores fisiológicos que se activan ante el wasabi, lo que permite describir cómo funciona un dolor inflamatorio, como el que provoca la artritis en las articulaciones.

Nobel de Medicina para los científicos del dolor
Comentarios