martes 18/1/22

«Nos han dado una esperanza»

Investigación sobre esclerosis múltiple: optimismo y prudencia. Los pacientes de León ven esperanzas en la investigación que sugiere que esta enfermedad degenerativa está probablemente originada por el virus de Epstein-Barr (VEB), el de la enfermedad del beso. Los neurólogos aplauden todos los avances, pero son más cautelosos y apuntan a que hay múltiples factores detrás de la enfermedad.
                      Ejercicios de recuperación. MARCIANO PÉREZ
Ejercicios de recuperación. MARCIANO PÉREZ

Un estudio de la Universidad de Harvard (Estados Unidos) sugiere que la esclerosis múltiple está probablemente originada por el virus de Epstein-Barr (VEB), el que provoca la mononucleosis, conocida como la enfermedad del beso. La noticia, publicada en la revista Science, ha revolucionado a los afectados con esta enfermedad neurodegenerativa crónica en León que valoran positivamente este hallazgo para seguir avanzando en la prevención de la enfermedad.

«Nos ha dado esperanza, optimismo y fuerza para seguir luchando». La presidenta de la Federación de Esclerosis Múltiple de Castilla y León y gerente del centro de esta enfermedad en León, Lorena López, es optimista y a la vez cautelosa. «Han encontrado un hilo del que tirar para prevenir que aparezca la enfermedad, que es muy importante porque antes no había ningún resultado parecido. Esperamos que algún día se encuentre la cura de la enfermedad para los que ya la tienen».

La esclerosis múltiple es una enfermedad progresiva para la que, de momento, no hay una cura definitiva. En la provincia de León hay 998 personas diagnosticadas, 638 en el área sanitaria de León y 360 en la del Bierzo, según los datos aportados por la Asociación de Esclerosis Múltiple de León. El número de personas afectadas ha crecido en los últimos años por el avance de la tecnología y el aumento de las pruebas, lo que ha incrementado los diagnósticos. Hace dos años el registro de afectados con la enfermedad en León sumaba 538 pacientes.

La investigación liderada por la Universidad de Harvard siguió a más de diez millones de reclutas militares en Estados Unidos e identificó a 955 que fueron diagnosticados de esclerosis múltiple durante su periodo de servicio.

La hipótesis de que el virus de Epstein-Barr (VEB) cause la esclerosis múltiple ha sido analizada por diversos grupos científicos durante varios años, pero «este es el primer estudio que aporta pruebas convincentes de causalidad», según el autor principal de la investigación, Alberto Ascherio, de la Escuela de Salud Pública T.H. Chan de Harvard.

El científico consideró que se trata «de un gran paso, porque sugiere que la mayoría» de los casos de esclerosis múltiple (EM) «podrían prevenirse deteniendo la infección» y que tener el virus de Epstein-Barr como objetivo «podría conducir al descubrimiento de una cura para la esclerosis múltiple».

Esta enfermedad inflamatoria crónica del sistema nervioso central que ataca las vainas de mielina que protegen las neuronas del cerebro y la médula espinal afecta a 2,5 millones de personas en el mundo. Se manifiesta por brotes y los pacientes sufren diferentes síntomas, como la pérdida del equilibrio, espasmos musculares, entumecimiento, problemas para caminar y de coordinación, temblor y debilidad en las extremidades.

Establecer una relación causal entre el virus y la enfermedad «ha sido difícil», porque el VEB infecta aproximadamente al 95 % de los adultos, mientas que la esclerosis múltiple es una enfermedad rara y la aparición de los síntomas comienza unos diez años después de la infección, indica la Escuela de Salud Pública T.H. Chan en un comunicado. Para determinar la conexión entre ambas, los investigadores analizaron muestras de suero tomadas cada dos años a los militares. El equipo descubrió que «el riesgo de padecer EM se multiplicó por 32 tras la infección por el VEB, pero no cambió tras la infección por otros virus», precisa la nota.

Los neurólogos, prudentes

Los neurólogos son prudentes a la hora de valorar estos resultados. La Sociedad Española de Neurología (SEN)puntualiza en un comunicado que todas las investigaciones siguen apuntando a que el desarrollo de la esclerosis múltiple es resultado de una combinación de factores genéticos y ambientales, y no de una única causa. «Sigue sin estar claro por qué la esclerosis múltiple, una enfermedad crónica autoinmune y degenerativa del sistema nervioso central, se manifiesta en algunas personas y en otras no».

Los afectados de León esperan que este «hito» de la ciencia sirva para avanzar en el conocimiento de la enfermedad, explica la presidenta de la asociación, Lorena López, entidad a la que pertenecen 372 personas. «Tenemos socios de menos de 18 años aunque la edad media es de 47 años. La estigmatización es uno de los problemas a los que se enfrentan los enfermos».

«Nos han dado una esperanza»