jueves 4/3/21
Consecuencias de la crisis sanitaria

La ‘nueva normalidad’ de los campamentos

La pandemia del coronavirus ha provocado que muchas actividades veraniegas de ocio al aire libre como los campamentos infantiles hayan tenido que cerrar o, en el mejor de los casos, adaptarse a las exigencias de la ‘nueva normalidad’. En el caso del Coto Escolar, sus organizadores optaron por la reducción del aforo al 50% y la adecuación de sus actividades.

La crisis sanitaria del Covid-19 ha cambiado definitivamente la vida del ciudadano y sus formas de ocio. En esta ‘nueva normalidad’, las actividades al aire libre y especialmente los campamentos de verano, se han adaptado a las complejas circunstancias para evitar echar el cierre y no fomentar los contagios y la propagación del virus.

Raúl Temprano, gerente de la empresa Guheko en León y vicepresidente de la Asociación de Castilla y León de empresas de turismo activo, reconoce que las previsiones para el sector son bastantes bajas y cuentan con un 30% de las reservas de un verano habitual. «Ha habido muchísimas anulaciones por la incertidumbre y se ha parado toda la promoción, sobre todo en los grupos grandes. En principio, se ha cancelado el 100% de la campaña de verano, aunque hay un pequeño goteo de pequeñas reservas a corto plazo que van entrando». En cuanto a las medidas de prevención, estas actividades siguen los protocolos establecidos por el Ministerio de Sanidad con la mascarilla obligatoria, la distancia de seguridad mínima interpersonal, la reducción de grupos y la limitación del aforo en los talleres.

Previsiones
El 80% de campamentos están cancelados y aquellos con pernoctación el 100%

Por otro lado, en los campamentos infantiles se plantea una situación parecida, ya que más del 80% de los campamentos están cancelados y aquellos que contaban con pernoctaciones al 100%. Por ello, se ha modificado el modelo de campamento a uno donde los niños duermen en sus casas.

Campamentos leoneses

Este es el caso de los campamentos de verano organizados por el Coto Escolar, cuyo objetivo es facilitar la conciliación de la vida laboral y familiar de las familias leonesas, así como completar los espacios de ocio y tiempo libre de los niños y jóvenes leoneses en un entorno natural. La organización está desarrollando tres campamentos para niños de diferentes edades y necesidades. El ‘Pequecoto’ para niños entre 6 y 9 años, donde podrán desayunar, comer y realizar actividades al aire libre, el Albergue para niños entre 7 y 14 años, donde podrán desayunar, comer, merendar y realizar actividades, y un campamento para niños con necesidades especiales.

La directora del Coto Escolar, María Teresa Santamarta, explica que la pandemia del Covid «ha modificado totalmente las actividades programadas», por lo que se están siguiendo medidas de higiene exhaustivas.

«Con la crisis sanitaria nos hemos visto obligados a eliminar la pernocta para el albergue porque era más complicado a nivel sanitario. Además, la ocupación del aforo se ha reducido al 50% respecto a otros años y las actividades están todas cambiadas», señala Santamarta. En el caso del protocolo sanitario, todos los niños deben llevar la mascarilla obligatoriamente y cada uno tiene una bolsa propia con sus pertenencias. «Todo el material utilizado es desinfectado constantemente. En el caso del parque de cuerdas, los objetos deben reposar durante 3 días porque no se pueden aplicar productos químicos a sus materiales. Cuando van a montar a caballo utilizamos plástico para forrar la silla y las bridas. La situación excepcional que vivimos requiere llevar a cabo protocolos de higiene y sanitarios muy estrictos. Muchos padres nos han felicitado y no hemos tenido nunca riesgo de contagio».

Para entrar al recinto, se habilitaron tres circuitos de entrada y tres circuitos de salida. Asimismo, se les toma la temperatura a los niños todas las mañanas y los padres no pueden bajar del coche. Los monitores y monitoras cuentan con un kit de limpieza y desinfección que llevan en mochilas individuales. El kit consta de hidrogel, guantes de látex, spray desinfectante, bayetas.

Instituto Juventud
«El ocio educativo es primordial después de la pandemia por todas las complicaciones surgidas»

Otro campamento tradicional en la provincia leonesa es el campamento de verano de integración de la asociación Aspaym, que lleva organizándose más de 23 años gracias a la federación de la entidad en Castilla y León. Aunque habitualmente solía realizarse en el pueblo de Cubillos del Sil, el Covid llevó a la organización a trasladar estas actividades al terreno virtual. Mediante actividades lúdico-educativas se busca lograr la inclusión social de los participantes, favoreciendo espacios de encuentro y cercanía entre los jóvenes participantes con discapacidad física y los voluntarios del programa. En este 2020, la XXIII Edición del Campamento Aspaym se realizará en una modalidad online, aprovechando las posibilidades de las nuevas tecnologías. En esta formato, los participantes podrán realizar actividades de forma segura a la vez que comparten y aprenden con sus amigos, disfrutando de su tiempo libre de una forma inclusiva. Además, este año y para no limitar la participación de ninguna familia, la cuota de inscripción será de cero euros y de este modo, no dejar a nadie atrás.

Conciliación laboral

Aunque las exigencias de apertura de las colonias y campamentos urbanos son más complejas, estos talleres son más esenciales que nunca. La directora del Instituto de la Juventud, María Teresa Pérez, explicó que es importante prestar atención a el ocio educativo debido a las complicaciones surgidas con la pandemia. La enseñanza de habilidades y valores es primordial después de la paralización de las clases presenciales y el confinamiento. Además, la socialización entre niños y adolescentes es fundamental.

La conciliación familiar es otro aspecto que pone aún más en valor los campamentos de verano debido a la continuación del teletrabajo, ya que muchos padres tienen numerosas dificultades para compaginar su horario laboral con el cuidado de los hijos. En este sentido, Pérez explicó que «para el Gobierno es una prioridad facilitar la conciliación familiar garantizando un desarrollo integral de nuestros niños y jóvenes en condiciones de seguridad».

La ‘nueva normalidad’ de los campamentos