martes 15.10.2019

Las nuevas tecnologías causan un repunte de la violencia de género entre los jóvenes

Los últimos estudios sobre machismo entre adolescentes en España muestran una paradoja. Cada vez son más los que rechazan la violencia de género, pero también los que la ejercen, la sufren o la justifican.

La inmensa mayoría considera completamente inaceptables las agresiones físicas o verbales, pero no otros comportamientos que los expertos califican de «control abusivo». Según una encuesta presentada el pasado martes por el ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, casi uno de cada tres jóvenes consideran «aceptable en ocasiones» o «inevitable» al menos una de estas actitudes: controlar las relaciones con amigos o familiares, qué puede o no puede hacer, o sus horarios.

«Todos tenderíamos a creer que la generación joven está mejor», asegura María José Díaz-Aguado, catedrática de Psicología de la Educación de la Universidad Complutense (Madrid) y directora de dos de los principales estudios elaborados sobre la cuestión. «Pero cuando les hemos preguntado a las chicas si han sufrido algún acto de violencia de género, de una lista, en la mayoría de casos hay un aumento».

La investigadora dirigió un par de grandes encuestas, en 2010 y 2013, por lo que puede comparar la evolución. Reconoce que los resultados fueron una sorpresa. «No los esperábamos», asegura. ¿Qué actitudes repuntaban? «Me ha intentado controlar hasta el más mínimo detalle, ha usado mis claves para acceder a mis cuentas en redes o me ha hecho sentir miedo, entre otras», aclara la investigadora. De las pocas que no subió fue «me ha pegado».

«Con los datos que tenemos parece que el machismo ha bajado pero la violencia de género ha subido», asegura Díaz-Aguado. ¿Pero cómo se puede explicar que aumente la violencia de género cuando baja su principal causa? En realidad, reconoce, aún no tienen una respuesta clara a esta pregunta. Aunque sí han identificado dos posibles explicaciones al repunte en los actos de violencia de género. «¿Qué es lo que más había cambiado en los tres años entre ambos estudios?», se pregunta. «Las nuevas tecnologías para comunicarse, que han supuesto un cambio tremendo», sentencia.

«Casi uno de cada cuatro adolescentes aseguró en 2013 que dedica más de tres horas diarias a comunicarse con otras personas a través de Internet».

Las nuevas tecnologías causan un repunte de la violencia de género entre los jóvenes