miércoles 21/10/20
Crisis por el coronavirus

Nuevo rastreo del Covid en residencias

La Junta realizará más de 10.000 pruebas serológicas a residentes y personal de centros de mayores, pisos tutelados y congregaciones religiosas a partir de la semana próxima

El objetivo es mantener blindados espacios donde viven personas muy vulnerables

Se excluye a quienes superaran ya el Covid

La pandemia ha puesto de relieve que las residencias más pequeñas tienen menos riesgos. JESÚS F. SALVADORES

Cerca de 10.000 personas, entre residencias de mayores y personas con discapacidad, los pisos tutelados y las congregaciones religiosas con personas dependientes, serán sometidas a test rápidos de coronavirus para detectar posibles contagios y mantener el blindaje de estos espacios.

Se trata de la segunda ronda de test que se coordina desde las Gerencias de Atención Primaria, que pondrá a disposición personal de enfermería para realizarlas en aquellos centros que no cuenten con personal médico en plantilla.

El cribado alcanzará a las 121 residencias públicas y privadas de la provincia, 32 pisos y centros de día que suman 5.017 residentes y 3.217 personas empleadas. A estos espacios se suman la veintena de congregaciones religiosas que hay en la provincia con pisos de mayores, por lo que se espera que los test alcancen a unas 10.000 personas.

Brotes de uno
«La Junta considera que un solo caso positivo en una residencia es ya un brote»

Se trata de repetir la misma operación que se llevó a cabo en el mes de abril para hacer frente a la pandemia, si bien en circunstancias muy diferentes. Cuando el resultado del test sea un IGM la persona será candidata a una PCR para confirmar si tiene la enfermedad. Con esta medida se pretende aislar a la población más vulnerable de cualquier brote en estos espacios. La Junta considera que un solo caso positivo en una residencia es ya un brote, mientras que para la población general se considera brote a partir de tres casos positivos relacionados entre sí.

Actualmente en la provincia se están realizando en torno a 200 PCR al día. Según los datos de la Junta de Castilla y León, hasta el 19 de julio se han realizado 48.049 PCR, de los cuales 2.680 han resultado positivos, lo que supone un 5,5% de contagios sobre el total de pruebas. Esta cifra está muy cercana a los resultados de la encuesta serológica que llevó a cabo el Ministerio de Sanidad para conocer el grado de contagio de los diversos territorios.

En los meses de abril y mayo las residencias de la provincia se sometieron a un cribado de Covid para aislar al virus que se repite en agosto para evitar brotes. RAMIRO

El control epidemiológico está en manos de los médicos de familia que, ante cualquier sospecha, tienen que activar el protocolo para hacer pruebas a las personas que puedan resultar infectadas. En caso de que se descubra un positivo se da cuenta al servicio de Epidemiología y se pone en marcha el servicio de rastreadores. Un total de 71 profesionales están dedicados en la provincia de León a detectar los contactos de los positivos y establecer el protocolo de pruebas. Desde el momento en que una persona es sometida a la prueba se prescribe su aislamiento domiciliario y si se confirma se sigue con los contactos más estrechos. Uno de los problemas a los que se enfrentan con los resultados son los falsos positivos. Se da sobre todo en personas asintómaticas que dan positivo en el PCR. Cuando se da esta situación se indica la realización de un test serológico. En caso de que el resultado sea la presencia de anticuerpos IGM se considera que es un positivo activo, pero si los anticuerpos son IGG se considera que es una persona que ha pasado la enfermedad con anterioridad. La prueba molecular es tan sensible que es capaz de detectar restos del genoma del virus que ya no csusan e enfermedad.

Descartar
Hay positivos asintomáticos que pueden tener activa la enfermedad y otros no

El Ministerio de Sanidad prescribe aislamiento de diez días a las personas asintomáticas que dan IGG negativa, mientras que si es positiva no precisa medidas de prevención porque se considera que ya ha pasado la enfermedad. Un positivo asintomático al que no se le realiza la prueba de los anticuerpos tiene que estar en aislamiento. Son pocos casos los que se dan de falsos positivos pero requieren una búsqueda minuciosa y que el sistema sanitario y epidemiológico funcione de forma coordinada, según explica el gerente de Atención Primaria José Pedro Fernández. El riesgo de brotes por la movilidad del verano hace extremar las medidas.


Cada semana se realizan en León en torno a 200 test para controlar contagios. RAMIRO

Nuevo rastreo del Covid en residencias