viernes. 27.01.2023
SALUD

Un nuevo tipo de antibiótico reactiva la lucha contra las bacterias resistentes

Se llama teixobactin y destaca porque los patógenos no realizan resistencia contra él.
Desde el descubrimiento de la penicilina se buscan toda clase de compuestos para matar bacteria.

Un equipo internacional de investigadores ha encontrado un nuevo antibiótico de amplio espectro que han calificado de «muy prometedor» por tres motivos. Porque cada vez es más importante encontrar nuevos, porque parece que las bacterias no son capaces de generar resistencia ante él y, además, porque ha aparecido gracias a una nueva técnica que puede ayudar a encontrar otros. Se llama teixobactin y se presentó ayer en la revista científica Nature.

«El problema al que nos enfrentamos es que los patógenos adquieren resistencia a los antibióticos con más velocidad de con la que podemos encontrar o desarrollar nuevos», explicó Kim Lewis, investigador de Northwestern University (EE UU) y coautor del trabajo, en una rueda de prensa telefónica. «Ya tenemos patógenos que son resistentes a todos nuestros antibióticos».

Desde el descubrimiento de la penicilina en 1897, la humanidad ha identificado toda clase de compuestos capaces de matar bacterias. Con ellos llegó la cura a toda clase de enfermedades: de la tuberculosis a la peste negra.

La falta de nuevos compuestos pone en peligro la salud de todos. «La mayoría de los que hemos encontrado se han aislado de microorganismos del suelo, pero solo de unos pocos hemos podido crear cultivos en placas de Petri», afirmó Lewis. Para poder utilizarlos como antibióticos antes hay que identificarlos y ponerlos a prueba. Con la inmensa mayoría —más del 99%— no es posible hacerlo. Desde los años 60 del siglo pasado, apenas se han encontrado candidatos que se puedan cultivar en el laboratorio, y los intentos sintéticos no han sido capaces de reemplazar la diversidad ni la eficacia de los de origen natural. Pero este grupo de científicos ha aprovechado una nueva técnica que permite cultivar esta clase de microorganismos que no se adaptan a las condiciones normales de un laboratorio. «Hacemos que crezcan en su entorno natural y, así, podemos buscar nuevos antibióticos», afirman.

«De momento hemos encontrado unos 25 candidatos, aunque este último es el más prometedor». Teixobactin no solo es eficaz contra muchas variedades de bacterias patógenas -incluso algunas que eran resistentes a otros antibióticos-, sino que los investigadores no han sido capaces de identificar que ninguna desarrollase mecanismos de defensa contra este compuesto.

Aunque los motivos por los que no parece que las bacterias desarrollen resistencia no están claros, los investigadores ya tienen una hipótesis. «Teixobactin inhibe la síntesis de las paredes celulares», explicó Tanja Schneider, científica de la universidad de Bonn (Alemania) y codirectora del trabajo. «Ataca a uno de los bloques fundamentales de la construcción de las paredes celulares, y es importante porque puede que este sea el motivo por el que no se ha detectado ninguna generación de resistencia». Además, explicó, creen que es difícil que una bacteria pueda cambiar los elementos a los que ataca este antibiótico. «Los objetivos a los que ataca el antibiótico no son fáciles de cambiar, así que es improbable que desarrollen resistencia», aclaró.

Un nuevo tipo de antibiótico reactiva la lucha contra las bacterias resistentes
Comentarios