miércoles 22.01.2020

El océano es una sopa en ebullición

Doménico Chiappe | madrid


Como una gran caldera de agua en un microondas, el agua del mundo se calienta. Ya hay personas que lo notan de alguna manera. «Conocemos qué pasa con el aumento del nivel del mar y los huracanes», asegura el joven haitiano Jimmy Fénelon, portavoz de la Red Ambiental Juvenil del Caribe, en un foro celebrado en la COP25. «Yo he tenido malaria, gente que conozco ha muerto de cólera. Pero más del 60% de mi gente no sabe lo que es el cambio climático. Cómo hablarles de eso si tienen que luchar cada día para comer. Hay que actuar ya porque la gente muere. Nosotros estamos muriendo».


Por cada 360 gigatoneladas (GT) de hielo que se derrite, sube un milímetro el nivel global del mar. Entre 2006 y 2015, la capa de Groenlandia, por ejemplo, perdió hielo a un promedio anual de 278 GT. Es decir, 278.000 millones de toneladas. Junto al deshielo de otras regiones, hizo que los océanos se elevaran más de dos milímetros cada año, según el Informe especial sobre el océano y la criosfera ante el cambio climático, presentado en la Cumbre del Clima en Madrid por el Panel Internacional para el Cambio Climático de Naciones Unidas (IPCC), en el día que la COP25 se dedicó a los océanos. En la costa viven unas 670 millones de personas, pero no todas notan el impacto del calentamiento global de la misma manera. «El aumento del nivel del mar no es globalmente uniforme y varía según las regiones. La diferencia puede ser hasta de un 30%».

El océano es una sopa en ebullición
Comentarios