martes. 31.01.2023
Este grupo fue creado en 1998 por el abogado y ex periodista Ludwig Minelli

La organización suiza Dignitas ayudó a morir a 50 personas en el 2001

El lema de la organización suiza Dignitas, que tiene su sede en Zurich, es breve y puede hacer creer a las personas que no están enteradas del fin último del grupo, que
El camino solo tiene una dirección y siempre termina en un pequeño departamento, ubicado en un barrio tranquilo de Zurich, donde los candidatos a morir por su propia voluntad, reciben un vaso de agua que contiene una dosis mortal de 15 gramos de barbitúricos y escuchan, mientras su vida se diluye para siempre, un disco con música escogida por el propio suicida. En los últimos cuatro años, Dignitas solo ha conocido la curva del éxito y su lista de miembros aumenta cada vez que un nuevo caso de «suicidio asistido» organizado por la organización, llega a los medios de comunicación. Como ocurrió con Reginald Crew, un inglés de 74 años, cuyo caso fue documentado el pasado lunes por la BBC. Aunque en Suiza existen otras cuatro organizaciones que ofrecen ayuda a las personas que desean suicidarse, Dignitas es la única que está abierta a los extranjeros. La única condición que exige su director, Ludwig Minelli, es el pago de 25 francos suizos como inscripción y tener intactas sus condiciones mentales. «La gente que acude a nosotros se parece a las personas que saltaron de las Torres Gemelas el 11 de septiembre», dijo Minelli en una entrevista difundida por la televisión alemana el año pasado. «Ellos desean evitar sufrimientos terribles y quieren morir con dignidad. Todo esto es legal». Las leyes suizas prohiben la práctica de la eutanasia, pero permiten el llamado «suicidio asistido» cuando las razones que mueven a una persona a suicidarse no está motivado por razones egoístas. En el año 2001, Dignitas ayudó a morir a 50 personas, 31 de ellas provenían de Alemania y el resto de Francia, Italia y Líbano. Ese año, Dignitas contaba con 1.700 miembros, de los cuales 950 eran extranjeros. El número de personas que llegaron el año pasado a Zurich para morir con la ayuda del abogado Minelli aun se desconoce, pero el grupo vivió un éxito considerable, gracias a un reportaje que emitió en agosto pasado, la BBC de Londres. El nuevo reportaje con el caso del tetrapléjico Reginald Crew aumentó la fama de Dignitas, pero consternó a su director, que ayer, martes, se negó a dar nuevos detalles de su organización. «No tenemos tiempo para hablar con la prensa, porque nos impide realizar nuestro trabajo», dijo el abogado, y señaló que las nuevas estadísticas sobre el número de miembros y la cifra de «suicidios asistidos» correspondiente al 2002 serían dadas a conocer en marzo próximo. Aunque la cuota mínima para ser miembros del grupo es solo de 25 francos suizos, Minelli no rechaza donaciones en metálico de acuden para poner fin a sus vidas.

La organización suiza Dignitas ayudó a morir a 50 personas en el 2001
Comentarios