miércoles. 08.02.2023
Desde 1992 han permitido conservar y proteger especies emblemáticas y espacios naturales

El oso pardo y el águila imperial fueronlos primeros objetivos de los Life

Con el último aprobado se restaurarán 35 lagunas próximas al Canal de Castilla
Los Proyectos Life de la UE son instrumentos financieros en materia de medio ambiente, puestos en marcha hace quince años, cuyo principal objetivo es contribuir a la conservación de especies o espacios naturales de elevado interés, cubriendo hasta el 75% de los costes, mientras que el 25% restante es aportado por el Gobierno regional. La calidad de los proyectos presentados por la Junta de Castilla y León y aprobados por la UE ha colocado a nuestra Comunidad como la más beneficiada, ya que a lo largo de estos años, la Consejería de Medio Ambiente ha puesto en marcha 17 programas Life Naturaleza, con un importe que superó los 10,8 millones de euros, repartidos entre el Life 1 (1992-1996), el Life 2 (1997-2001), y el Life 3 (2002-2006). Al amparo del Life 1, se pusieron en marcha en Castilla y León tres proyectos, por importe de 1,13 millones de euros. El primero, con un coste de 442.000 euros y un periodo de ejecución de seis años, correspondió a la conservación del oso pardo, y su objetivo fue incrementar la población de la especie y recuperar su hábitat degradado en la Cordillera Cantábrica. También con una duración de seis años y un importe total de 554.000 euros, se desarrolló el proyecto de conservación del águila imperial, gracias al cual se identificaron las áreas claves para su conservación, se recuperaron los hábitats, se suministraron conejos para su alimento y se mejoraron las líneas eléctricas para evitar colisiones y electrocuciones. Entre 1994 y 1998 se ejecutó el Life de conservación del lince ibérico, en las provincias de Salamanca y Ávila, únicas en las que se recogía su posible presencia, y en el que se invirtieron 139.000 euros, que concluyó con la no confirmación de una presencia estable de la especie y la necesidad de conservar su hábitat para preservar, en caso que exista, su exigua población. Numerosos programas Dentro del Life 2 se realizaron siete programas por un importe de 3,3 millones de euros. En el periodo 1997-2001 el correspondiente a protección de quirópteros, que permitió identificar y estudiar nuevas zonas de interés para su inclusión en la Red Natura 2000, realizar un inventario faunístico y caracterización y protección de los refugios, colocar 5.000 refugios artificiales y hacer una labor de sensibilización. Con las mismas fechas, el de conservación y gestión del hábitat de la avutarda en la ZEPA de Villafáfila (se confirmó la presencia continuada de la especie en los cultivos, que utilizan como lugar de reposo y alimentación), y el que hizo referencia a la mejora del medio para el águila perdicera y la cigüeña negra en Los Arribes del Duero (restauración de palomares, charcas y pesqueras tradicionales). En 1999 se iniciaron los otros cuatro proyectos enmarcados dentro del Life 2. El primero, destinado a la conservación del hábitat del cernícalo primilla en Villafáfila, que permitió recuperar 25 palomares tradicionales, instalar 300 nidos artificiales y construir un primillar con 80 nidales. El segundo, a la gestión del hábitat de la avutarda en Villafáfila, una continuidad del anterior, gracias al cual se adquirieron 220 hectáreas agrícolas y recuperar los hábitats de interés. En los Ancares de León se desarrolló, en colaboración con la Fundación Oso Pardo, el proyecto de gestión de dos Lugares de Interés Comunitario (LIC) contiguos, realizándose estudios sobre fructificación de fagáceas, regeneración de la cubierta vegetal, repoblaciones y reforestaciones. El cuarto de los proyectos se dedicó a la restauración de la ZEPA de las Riberas de Castronuño, con el que se rehabilitó el hábitat degradado por plantaciones de chopo, se mejoraron los carrizales para la cría de las especies de aves acuáticas y se limitó una Zona de Reserva.

El oso pardo y el águila imperial fueronlos primeros objetivos de los Life
Comentarios