jueves 21/10/21

Pablo Casado hace equilibrios entre la política de oposición y las demandas de los barones

Las cinco comunidades gobernadas por el PP aguardan expectantes la reunión del Consejo Interterritorial de Salud que abordará hoy flexibilizar los márgenes del toque de queda para que la restricción de la movilidad pueda imponerse, allí donde sea necesario, desde las 20.00 horas e incluso antes. Los presidentes autonómicos del PP, con el castellano y leonés Alfonso Fernández Mañueco a la cabeza, han liderado la rebelión de las comunidades contra el Gobierno de Pedro Sánchez al que reclaman más margen de maniobra para gestionar el avance de la pandemia en sus territorios. Con la tercera ola del coronavirus desbocada, las comunidades quieren poder establecer toques de queda anticipados e incluso decretar confinamientos domiciliarios. Se quejan de que las cifras con las Navidades se han disparado pero el instrumento legal es el mismo. De ahí, que pidan al Ejecutivo una modificación del decreto del estado de alarma para adecuarlo a la situación sanitaria actual. Un cambio que, de producirse, necesitaria del aval del Congreso. Y es aquí donde las demandas de los barones territoriales del PP chocan con la estrategia de oposición de Pablo Casado.

Casado se encuentra ante un difícil equilibrio ya que por un lado debe respaldar a sus presidentes autonómicos, de los que ha alabado su gestión desde que en marzo el coronavirus irrumpiese con virulencia, mientras enfrenta a Vox, que le acusa de ser «cómplice» de la ruina del país si apoya un nuevo confinamiento domiciliario.

A la espera de que Sanidad decida si hay que modificar el decreto, y el PP entonces se vea obligado a mostrar sus cartas, Casado y los suyos concentran sus críticas en Sánchez e Illa. El líder popular asegura cada vez que puede que el jefe del Ejecutivo «está desaparecido».

Pablo Casado hace equilibrios entre la política de oposición y las demandas de los barones
Comentarios