sábado 18/9/21

El papa denuncia los prejuicios contra los gitanos

La mayoría de los 4.500 habitantes de la barriada en Lunik IX estaban aislados con vallas y tuvieron que verlo de lejos
Los gitanos de la barriada de Lunik IX escuchan al papa desde sus casas. EFE

El papa Francisco visitó ayer el barrio gitano de Lunik IX, en la ciudad eslovaca de Kosice y considerado un verdadero gueto en el corazón de Europa, donde denunció los prejuicios y estereotipos discriminatorios que siempre ha sufrido la comunidad romaní.

En el exterior del centro de los Salesianos, un oasis verde entre los altos bloques de hormigón donde viven 4.500 gitanos en condiciones de precariedad, el papa les aseguró: «Ustedes en la Iglesia no están al margen. Ustedes están en el corazón de la Iglesia».

En el considerado el barrio marginal de gitanos más grande de Europa, donde viven entre basura, sin agua corriente y electricidad, Francisco insistió: «¡Que ninguno los deje, a ustedes o a cualquier otra persona, fuera de la Iglesia!».

Separados

El pontífice, de 84 años, admitió que a veces «no es fácil ir más allá de los prejuicios, incluso entre los cristianos» ya que a veces a algunas personas «se las ve como obstáculos o adversarios y se expresan juicios sin conocer sus rostros y sus historias». La mayoría de los gitanos, aislados por vallas, se tuvo que conformar con ver al papa desde lejos, mientras se escuchaban danzas y coros en la tradición romaní centroeuropea.

Algunos de los cerca 4.500 gitanos que viven en Lunik IX y que esperaron en los recintos vallados contaron que las órdenes eran quedarse en sus casas.

El portavoz de la ciudad de Kosice, Vladimir Fabian, explicó que se dio la posibilidad a los residentes de registrarse para estar entre el público, pero muchos no lo hicieron y por razones de seguridad se les dijo que permaneciesen en sus edificios, aunque se les permitió un pasillo para poder moverse por las zonas cercanas.

El papa denuncia los prejuicios contra los gitanos