domingo 24/10/21
Religión

El papa pide en su nueva encíclica un mundo más justo

El Vaticano publica 'Fratelli tutti' (Hermanos todos), un llamamiento a la fraternidad universal en el que Francisco pide aprovechar la pandemia para "saltar hacia una forma nueva de vida" 
papa
El papa Francisco, durante el Angelus de hoy. RICCARDO ANTIMIANI

Con su nueva encíclica 'Fratelli tutti' (Hermanos todos), publicada este domingo después de firmarla el sábado durante su visita a Asís junto a la tumba de san Francisco, el Papa completa el tríptico que comenzó con 'Evangelii Gaudium' y continuó con 'Laudato si'. Tras un texto magisterial dedicado a la promoción de la Iglesia misionera y otro al cuidado del medio ambiente, el Pontífice promulga ahora un documento dedicado a la fraternidad entre los pueblos y brinda algunos consejos para alcanzarla.

Descarta la idea de "guerra justa", contemplada en el Catecismo de la Iglesia católica, y propone una reforma de Naciones Unidas para que este organismo promueva el derecho y la justicia por encima de los intereses particulares de algunas naciones.

También advierte sobre los riesgos del populismo, que "instrumentaliza políticamente la cultura del pueblo", vuelve a pedir la abolición de la pena de muerte y recuerda que el derecho a la propiedad privada no es "absoluto ni intocable", pues está subordinado al "destino universal" de los bienes y al "derecho de todos a su uso".

El llamamiento que hace el Papa con esta "encíclica social", según la califica él mismo, a favor de la construcción de un mundo más justo llega en medio de la pandemia, cuyas consecuencias invitan "a repensar nuestros estilos de vida, nuestras relaciones, la organización de nuestras sociedades y sobre todo el sentido de nuestra existencia".

Tras contradecir a los sectores religiosos más fundamentalistas al asegurar que la actual crisis sanitaria no es ningún "castigo divino", Francisco muestra una vez más su deseo de que esta situación sirva para lograr un cambio positivo en la sociedad. "Ojalá que tanto dolor no sea inútil, que demos un salto hacia una forma nueva de vida y descubramos definitivamente que nos necesitamos y nos debemos los unos a los otros", escribe el Papa, para el que la "peor reacción" que se podría tener una vez superada la pandemia vendría con el retorno del "egoísmo" y de la "fiebre consumista".

En los ocho capítulos de 'Fratelli tutti', la tercera encíclica de su pontificado y que lleva como título una célebre frase de san Francisco de Asís, Jorge Mario Bergoglio recoge muchas de las advertencias lanzadas en discursos e intervenciones previas a favor de la acogida de los inmigrantes y refugiados y en contra de los excesos del capitalismo, la violencia religiosa o los conflictos armados. "Ya no podemos pensar en la guerra como solución, debido a que los riesgos probablemente siempre serán superiores a la hipotética utilidad que se le atribuya. Ante esta realidad, hoy es muy difícil sostener los criterios racionales madurados en otros siglos para hablar de una posible 'guerra justa'. ¡Nunca más la guerra!", advierte.

El nuevo texto magisterial tiene una de sus bases en el 'Documento sobre la fraternidad humana por la paz mundial y la convivencia común', que Francisco promulgó en febrero de 2019 en Abu Dabi junto al gran imán de la universidad egipcia de Al Azhar, Ahmed al Tayyeb, principal líder religioso del islam suní.

El Pontífice repite una vez más que las religiones "no incitan nunca a la guerra" y que los episodios de violencia ligadas a ellas son fruto de "la desviación de las enseñanzas religiosas" y del "uso político" de las mismas. 'Fratelli tutti' incluye un llamamiento para lograr una "buena política", que rechace el "el mal uso del poder, la corrupción, la falta de respeto a las leyes y la ineficiencia" y defienda en cambio los derechos humanos fundamentales, entre ellos el trabajo. Debe además trabajar para eliminar de manera definitiva el hambre y la trata de seres humanos. Como en otros textos anteriores, el Papa incluye citas no sólo de pensadores y teólogos católicos y presenta como modelos de fraternidad a Martin Luther King, Desmond Tutu, Mahatma Gandhi y al beato Carlos de Foucauld.

El papa pide en su nueva encíclica un mundo más justo
Comentarios