miércoles. 10.08.2022

El Papa se ha pronunciado por primera vez a su regreso de Canadá sobre la posibilidad de que sus problemas físicos le obliguen en el futuro a retirarse de su cargo.

«A mi edad y con esta limitación tengo que ahorrar fuerzas para poder servir a la Iglesia» o, «al contrario, pensar en la posibilidad de echarme a un lado». Con estas palabras, el papa Francisco dejó ayer abierta la posibilidad de una posible renuncia por problemas de salud, que de momento no tiene prevista pero que tampoco sería una «catástrofe», según explicó a los periodistas en una rueda de prensa celebrada en el avión que le lleva de regreso al Vaticano tras una intensa gira canadiense.

El Pontifice, de 85 años, dio la rueda de prensa sentado en una silla, un gesto inusual en él, aunque sí se le ha visto varias veces en silla de ruedas ,y reconoció que deberá reducir sus visitas a otros países, aunque intentará continuar con el máximo de desplazamientos posible «porque es una manera de estar cerca de la gente y un modo de servir».

El papa Francisco «abre la puerta» a una futura renuncia
Comentarios