martes. 05.07.2022
Alemania

El pastel momificado que resistió a las bombas

Aparece bajo las ruinas de un edificio de Lübeck una tarta que se carbonizó tras un bombardeo británico hace casi 80 años
                      Imagen del pastel carbonizado encontrado bajo las ruinas de un edificio en Lübeck. DL
Imagen del pastel carbonizado encontrado bajo las ruinas de un edificio en Lübeck. DL

Las incendiarias bombas aliadas que acabaron con decenas de miles de vidas y edificaciones en Alemania no pudieron destruir un pastel que quedó ‘momificado’ bajo las ruinas de un edificio y que, casi 80 años después, ha sido hallado en la ciudad de Lübeck, al norte de Alemania.

La entonces apetitosa y hoy incomestible tarta se carbonizó tras un bombardeo británico sobre la histórica ciudad germana en la II Guerra Mundial.

La Real Fuerza Aérea británica (RAF) bombardeó Lübeck una sola vez, en la noche del 28 al 29 de marzo de 1942, a pesar de que la ciudad no era un objetivo militar. El ataque aéreo era una represalia por el bombardeo de la Lutwaffe nazi que había destruido la ciudad inglesa de Coventry en 1940.

Dirk Rieger, jefe del Departamento de Arqueología y de Protección de Monumentos Históricos de Lübeck, certifica que el pastel de avellanas y almendras data de aquella fatídica fecha y que se había desenvuelto poco antes de que las bombas cayeran sobre la ciudad hanseática. Horneado hace 79 años, muestra ahora un pétreo pero ‘aceptable’ estado de conservación.

Habla del pasado

Es como una ventana al pasado que muestra una celebración familiar que terminó de forma trágica

El edificio donde se iba a degustar se derrumbó, y el dulce quedó enterrado en el sótano, muy probablemente en un cámara creada bajo una montaña de escombros. Pero lejos de quedar aplastado o pudrirse, quedó a salvo de las llamas que abrasaron la estructura y las altas temperaturas que generaron.

El pastel se mineralizó y permaneció ‘momificado’ hasta el día de su hallazgo. Mantiene hoy la apariencia de una tarta, pero su negrura no invita a degustarla. Se perciben los detalles de su decoración con azúcar glaseada, del relleno de frutos secos y de restos de su envoltorio con papel encerado.

El ennegrecido pastel apareció durante unas obras en el casco antiguo de Lübeck, en la calle Alstrasse, cerca del Ayuntamiento y del mercado principal de la ciudad. El postre ‘yacía’ junto a un juego de café, piezas de cubertería y algunos discos de pizarra para gramófono, entre ellos uno con la ‘Sonata Claro de Luna’, de Beethoven.

Los hechos

Fue un ataque aéreo del 28 al 29 de marzo de 1942 en respuesta al bombardeo nazi de Conventry en 1940

Con pinceles y aspiradoras, el petrificado dulce fue limpiado con mimo por expertos restauradores y arqueólogos en un laboratorio. Se tomaron muestras para conocer detalles sobre sus ingredientes y su preparación.

Los científicos buscaron rastros de elementos químicos como el fósforo incendiario que portaban las bombas que la RAF descargó sobre Lübeck, que se cobraron la vida de al menos 320 personas y destruyeron más de un millar de edificios, entre ellos la catedral y la iglesia de Santa María. Los expertos trataban de averiguar si esos componentes tuvieron un efecto determinante para la carbonización de la tarta.

El pastel ‘momificado’ es como una ventana al pasado que nos muestra una celebración familiar para la que nadie esperaba un final tan funesto.

Una situación muy íntima que la guerra destruyó», lamentó Rieger, quien anunció que el carbonizado dulce se exhibirá en público. La milenaria ciudad de Lübeck fue fundada en 1143 a orillas del Báltico. Entre 1230 y 1535 fue la capital de la Liga Hanseática, una organización internacional de comercio. Con un rico patrimonio arqueológico y hallazgos constantes -más de cuatro millones de objetos-, es uno de los enclaves medievales mejor conservados en el norte de Europa. Desde 1987 está incluida en la lista de Patrimonio de la Humanidad.

El pastel momificado que resistió a las bombas
Comentarios