martes 17/5/22

A Pepino le faltaron 21 días para 113 años

Saturnino de la Fuente García, con 112 años y 344 días, falleció ayer en su casa después de desayunar
                      jesús f. salvadores
jesús f. salvadores

Saturnino de la Fuente, Pepino para los de Puente Castro, amaneció ayer como otro día cualquiera. Desayunó y al poco rato se fue con un enorme suspiro. Ayer, un día cualquiera, el abuelo del mundo se subió a la barca de Caronte con 112 años y 344 días.

«La pena es que no llegara a los 113», comentaba consternado Bernardo, el marido de su hija Ángeles, con quienes vivía desde hace 27 años. «Se cansó de andar con la maleta de casa en casa y me pidió si podía quedarse con nosotros. ¿Qué le iba a decir yo, si mi mujer había cuidado de mi madre con alzhéimer durante 17 años?», recuerda el yerno.

Le faltaban 26 días para los 113 años, que habría cumplido el próximo 8 de febrero. Pero ya lo tenía todo hecho y se marchó sin dar un ruido. Sin estar enfermo, murió de puro viejo. El más longevo del mundo entre los hombres dejó ayer el título del Guinness World Record de la longevidad que ostentó durante cuatro meses y unos días desde que se lo entregaron el pasado 10 de septiembre.

Saturnino de la Fuente García, que nació en 1909 en la barriada de Puente Castro, confesaba en uno de sus últimos cumpleaños a Diario de León que el secreto de su longevidad había sido «llevar una vida tranquila y no hacer daño a nadie». De profesión, zapatero y de pasión futbolista, fue uno de los fundadores del Puente Castro F. C. allá por los años 20 del siglo XX y era por este motivo socio honorífico número 1 del club, título que le concedió el equipo con motivo de su 110 cumpleaños.

De la vitalidad que ha tenido hasta los últimos años de su vida da fe aquel momento en el que chutó el balón para celebrar su vuelta al club por todo lo alto. Este verano le regalaron la camiseta y, aunque ya apenas hablaba, se le veía en la mirada la ilusión de un niño. Ayer, el humilde jugador del Puente Castro F.C. coincidió en la barca con el presidente de honor del Real Madrid, Paco Gento.

Saturnino de la Fuente se ufabana de haber vivido «la monarquía de Alfonso XII, la dictadura de Primo de Rivera, la revolución del 34, la II República, la dictadura de Franco, la monarquía de Juan Carlos y ahora la de su hijo». Al final él mismo ha hecho historia con una vida tan larga y saludable.

Unas veces le sonrió la suerte. Contaba que se libró de ir a la Guerra Civil por su baja estatura, era más útil haciendo zapatos para los soldados, añadía. Y también aquella anécdota de cuando se libró de chiripa de morir aplastado bajo los escombros cuando un avión se estrelló en la calle La Rúa en 1937. Había salido a hacer un recado.

Se casó con Antonina Barrio y tuvieron ocho hijos aunque el único varón falleció. Con mucho trabajo sacaron adelante a las siete hijas. Saturnino sobrevivió a Fermina y a María y le echarán de menos Rosa, María Ángeles, Jesusa, Nieves, María del Carmen. Bernardo, sobre todo, y los demás yernos, sus 14 nietos y los 22 bisnietos.

El leonés con más días de vida será despedido hoy a las 12.00 horas en la iglesia parroquial de Puente Castro. Descanse en paz.

A Pepino le faltaron 21 días para 113 años
Comentarios