lunes 21.10.2019
CUIDADOS PALIATIVOS

«Hay que perder el miedo al paciente terminal»

Ana María Pérez, vocal en León de Socalemfyc, participa hoy en la charla para profesionales de medicina de Primaria
Ana María Pérez Laorden. JESÚS F. SALVADORES
Ana María Pérez Laorden. JESÚS F. SALVADORES

El 50% de las personas que precisan cuidados paliativos en el mundo no los reciben. No es la situación general en España ni en León. Pero desde la Sociedad Castellana y Leonesa de Medicina Familiar y Comunitaria (Socalemfyc) se quiere formar a los profesionales de la medicina para «intentar ayudar a mejorar la atención a los pacientes en situación terminal», señala Ana María Pérez Laorden, vocal de la organización en León.


«Hay que atender no sólo al dolor físico, sino también al emocional», subraya la médica leonesa. Se sabe que el 75% de los pacientes mueren con dolor emocional y es algo a lo que desde la Sociedad de Medicina Familiar y Comunitaria quieren poner remedio.

 

Con motivo del Día Mundial de los Cuidados Paliativos, que se celebra el 12 de octubre, hoy celebran en el Colegio de Médicos de León una charla informativa en colaboración con el Esad (Equipo de Soporte y Atención Domiciliaria) de Atención Primaria en León.

 

Cuatro casos de otros tantos pacientes leoneses que han estado en situación terminal servirán como ejemplo para mostrar técnicas que pueden ayudar a los profesionales de Atención Primaria.

 

«Desde la medicina tenemos que ayudar a que las personas en esta situación, al igual que sus familias, lo lleven de la mejor manera posible», explica Laorden. La médica leonesa y vocal de Socalemfyc en la provincia señala que «muchas veces tenemos miedo y respeto al paciente terminal y tenemos que mentalizarnos de que hay que verle con la misma naturalidad que vemos a un paciente diabético o hipertenso».

 

No quiere decir que se le quite importancia al proceso. Ni mucho menos. Antes al contrario. El problema es que «nos falta formación, no tanto clínica, como en cuanto a apoyo al paciente y empatía», precisa.

 

En el caso de los pacientes en situación terminal hay el tabú que aún persiste en torno al final de la vida. Ana María Pérez Laorden señala que «hay que quitar miedo en el manejo de determinados fármacos o a dar malas noticias porque el fin llega, y de lo que se trata es que el poco tiempo que le queda al paciente pueda ser aprovechado». «Con poco tiempo que se le dedique el paciente es muy agradecido y responde muy bien y lo mismo los familiares», anima. Como médica del medio rural hace hincapié en que no todos los casos de pacientes terminales son por cáncer. «Tenemos una población muy envejecida y a veces simplemente se están agotando. Tienen derecho a acabarse bien», precisa.

 

El contacto de los profesionales con la familia y con la persona cuidadora de referencia es fundamental. Hoy hablarán «de problemas que se nos presentan en el día a día» para «aprender a relacionarlos con el paciente en situación terminal».

«Hay que perder el miedo al paciente terminal»