sábado 07.12.2019
Nueva tendencia

El permiso de paternidad gana por primera vez al de maternidad

Un cambio de tendencia con doble cara. Entre enero y septiembre de este año se registraron en León 1.484 licencias para padres y 1.357 para madres. Un cambio de tendencia inédito que se debe a la implantación del permiso paterno de 8 semanas, dos obligatorias, y a la vez refleja la menor presencia femenina en el mercado laboral.
Juan Viñas y Estefanía Espadas con su bebé en abril. RAMIRO
Juan Viñas y Estefanía Espadas con su bebé en abril. RAMIRO

El número de prestaciones de nacimiento y cuidado de menor —antes por maternidad y paternidad— reflejan un cambio de tendencia desde que el 1 de abril entró en vigor el Real Decreto Ley 6/2019 de 1 de marzo de medidas urgentes para garantizar la igualdad de trato entre hombres y mujeres.

 

En este período, en España la cifra se sitúa en 271.223 prestaciones, en Castilla y León alcanzó las 12.356 y en la provincia leonesa, alcanzaron la cifra de 1.919, lo que la convierte en la tercera de la Comunidad en mayor número de licencias por nacimiento y cuidado de menores.

 

El cambio se refleja en que en España el 44,52% de los permisos han sido disfrutados por la madre (primer progenitor) y el 55,48% por el padre (segundo progenitor). En Castilla y León un 43,39% correspondieron a madres y un 56,61% a padres. Y en León, un 45,3% fueron para el primer progenitor (madre) y el 54,7% para el segundo (padre).

soc

 

Los datos de enero a septiembre —1. 484 permisos de paternidad y 1.357 de maternidad— reflejan que, por primera vez, los permisos de paternidad adelantan a los de maternidad en la provincia leonesa, que no se desmarca de la tendencia estatal más que por unas décimas.

 

«Que los permisos de paternidad hayan aumentado es un dato positivo, es la cara A de la noticia», comenta Enrique Reguero, responsable de la UGT en León. Sin embargo, este cambio de tendencia tiene también cara B. «Muchas mujeres están con contratos precarios, a tiempo parcial o con jornadas reducidas y por tanto están en peores condiciones que los hombres para disfrutar de esos permisos», subraya.

El permiso de paternidad será de 16 semanas en 2021 si se cumple el acuerdo del Congreso

Desde la asociación Flora Tristán, Herminia Suárez, comenta que «hemos promovido esos permisos a través de la PPiiNA», el colectivo que promueve los permisos parentales igualitarios, obligatorios, intransferibles y no coincidentes. Según esta histórica feminista, «es esencial que los hombres se involucren en lo privado para que las mujeres puedan salir a lo público».

 

Para esta asociación no se trata solo de estadísticas y números. Sino de calidad y compromiso. «Abogamos por la corresponsabilidad», subraya Suárez. Se explica: «No basta con que se aumenten 4 o 6 semanas, hace falta que los padres no coincidan con las madres en esos permisos, salvo en las primeras semanas por la recuperación del parto», explica. El salto tiene que darse, dice, de la «colaboración a que se impliquen en la organización de los cuidados de la criatura».

 

También hace notar otra lectura de la nueva tendencia de los permisos de paternidad: «Es evidente que hay menos mujeres en el mercado laboral. Ellos están y ellas no», subraya.

 

En todo caso, los avances que se han producido en el permiso de paternidad en estos últimos años. Hasta 2007 había dos días de permiso de paternidad con cargo de las empresas. A partir de este año y hasta 2015 se amplía a 13 días con cargo a la Seguridad Social, con carácter voluntario.

Las medidas de conciliación se consideran insuficientes para la igualdad real

En 2016, con un año de retraso sobre el compromiso alcanzado por el Congreso de los Diputados, se amplía a cuatro semanas y el 1 de abril de este año entró en vigor el permiso de paternidad de ocho semanas, dos de las cuales son obligatorias. El objetivo es que en 2021 el permiso de maternidad y el de paternidad se equiparen a las 16 semanas que tiene el primero.

 

Para el colectivo Prometeo Hombres por la Igualdad de León, el incremento del permiso de paternidad «a primera vista es un dato positivo, pero analizando la trastienda se ven realidades que introducen matices no tan optimistas», apunta Hermógenes Domingo.

 

En el trasfondo observa lo mismo que las otras personas consultadas. «El paro de mujeres es mayor que el de hombres y por tanto no pueden coger tantos permisos que requieren primero tener empleo», añade.

 

Para Prometeo. Hombres por la Igualdad la clave está en la corresponsabilidad que por ahora está en niveles «bajísimos», «como demuestran los datos de excedencias por cuidado de hijos e hijas. Las mujeres cogen el 90%», recalca.

 

En definitiva, valora que «hay avances, pero menos de los que parecen y de los que cabría esperar con vistas a una sociedad con igualdad efectiva de hombres y mujeres» como proclama las leyes y la Constitución española.

 

El permiso de paternidad fue considerado como la medida más innovadora para fomentar la conciliación de la vida personal y laboral cuando se creó a cargo de la Seguridad Social en 2007. Si los padres disfrutan las seis semanas del permiso no obligatorias de forma no simultánea con el de la madre, entre ambos progenitores, el recién nacido o menor adoptado puede beneficiarse de 6 meses íntegros con ambos. Si a eso se suman vacaciones y lactancia (que sólo pueden disfrutar las madres) el tiempo en el que padre y madre pueden ocuparse en exclusiva de la crianza, sin perder salario, es mayor.

 

Por ahora, el incremento de la prestación de paternidad y de su disfrute no se traduce en una implicación sustancial de los hombres en el cuidado de los hijos e hijas, como muestra la feminización de las excedencias por cuidado de menores, se aboga más por la corresponsabilidad.

 

La Secretaría de Igualdad de UGT señala que existen factores culturales y económicos que inclinan la balanza hacia la mujer a la hora de tomar una excedencia para la crianza. «La labor de cuidados se considera un rol femenino y socialmente hay más predisposición de las mujeres a seguir ocupándose de las responsabilidades familiares», explica.

 

En segundo, lugar como la excedencia supone una pérdida total de salario hay que hacer cuentas en casa. «Se renuncia al que sea menor y las mujeres están más en la contratación temporal, a tiempo parcial y en puestos con salarios más bajos», añade.

 

Es una pescadilla que se muerde la cola. Cambiar la tendencia no parece sencillo. «Al sistema le sale muy rentable que los cuidados salgan prácticamente gratis porque los desempeñan casi al cien por cien las mujeres de manera informal», precisan.

 

Desde el sindicato «apoyamos las medidas de conciliación, pero hace años que apostamos por la corresponsabilidad». Han observado que se puede producir un efecto perverso y «no deben servir las medidas de conciliación como refuerzo del rol tradicional», explica la UGT.

 

En definitiva, si son las mujeres las que concilian en mayor medida la mochila con largos períodos sin trabajar seguirán llevándola las mujeres con los consiguientes perjuicios no sólo a efectos salariales. La promoción profesional, subrayan, también queda lastrada. Y a esto también están más predispuestas las mujeres socialmente.

 

Para fomentar la corresponsabilidad se aboga por medidas que no supongan desvinculación del puesto de trabajo, como puede ser la adaptación de la jornada o la flexibilidad horaria. Las nuevas tecnologías también sirven para aplicar la perspectiva de género y acabar con la cultura presentista que tiene el mercado laboral en España.

Seis semanas obligatorias

El permiso de paternidad alcanzará su máximo en 2021 con 16 semanas, de las cuales seis serán obligatorias y el resto voluntarias pero todas retribuidas al 100% por la Seguridad Social.
En 2020 serán 12 semanas de permiso y de ellas cuatro obligatorias después del nacimiento. Actualmente son 8 y las dos primeras son obligatorias.


Además, otra novedad es que en 2021 se eliminará la posibilidad de que la madre ceda una parte de su permiso al padre. Actualmente la madre puede dar a favor del padre hasta cuatro semanas de su periodo de disfrute no obligatorio. En 2020 serán solo dos semanas y al año siguiente se suprime por estar equiparados.
 

El permiso de paternidad gana por primera vez al de maternidad
Comentarios