viernes. 01.07.2022

El Comité Nacional de Prevención del Tabaquismo (CNPT) ha propuesto este martes duplicar el precio de la cajetilla del tabaco hasta los 10 euros e ir aumentándolo progresivamente hasta los 20 euros para que España deje de ser «el estanco de Europa».

Así lo ha expuesto el presidente del CNPT, Andrés Zamorano, en una rueda de prensa convocada con motivo del Día Mundial sin Tabaco que se celebra cada 31 de mayo y en la que ha vuelto a urgir al Gobierno a que apruebe «de manera inmediata» el Plan Integral de Prevención y Control del Tabaquismo 2021-2025.

«Estamos muy sorprendidos y muy enfadados: pensábamos que hoy era el día tope para hacer coincidir el Día Mundial sin Tabaco y la presentación del plan, que será el germen de la nueva ley antitabaco que el Gobierno se ha comprometido a aprobar esta legislatura, pero esta legislatura acaba el año que viene», ha lamentado.

Un plan que -ha añadido-, además de ampliar los espacios sin humo o introducir el empaquetado neutro, debe incluir un incremento de la fiscalidad de los productos del tabaco y sus derivados, incluyendo los cigarrillos electrónicos.

De esta forma, el CNPT propone duplicar el precio de la cajetilla hasta los 10 euros y después, de forma paulatina, hasta los 20, para que así España, donde más barato resulta acceder al tabaco tras los países del este, Grecia, Chipre, Malta y Portugal, «deje de ser el estanco de Europa».

En este sentido, el coordinador el programa de Doctorado en Economía y Empresa en UNED, José María Labeaga ha señalado que el precio medio final de una cajetilla en nuestro país es de 4,53 euros frente a los 9,7 euros de Francia o los 13 de Irlanda.

¿Supera lo recaudado los gastos que genera el tabaco? En 2021, España ingresó, entre IVA e impuestos especiales, 9.300 millones de euros, pero los costes asociados, tanto internos como internos, se triplicaron hasta casi 30.000, ha explicado.

No obstante, Labeaga ha puntualizado que hay que ser «cuidadosos» con la actualización de la fiscalidad para evitar la fuga a productos sustitutivos de las cajetillas, como la picadura y los cigarrillos electrónicos.

«Los efectos de sustitución han sido muy visibles entre 2006 y 2017: la venta de cajetillas cayó un 47 % pero la picadura de liar aumentó un 171 %. Si no coordinamos estas medidas fiscales bien, podrían no ser efectivas».

Piden doblar el precio del tabaco a 10 euros
Comentarios