lunes. 27.06.2022

Los piojos han acompañado a los humanos a lo largo de toda su existencia. Ahora, científicos han comprobado que se puede extraer ADN humano del «cemento» que estos utilizaban para pegar sus huevos al cabello hace miles de años, lo que podría proporcionar una nueva e importante ventana al pasado. En concreto, los investigadores han recuperado por primera vez el ADN de este «cemento» de los cabellos de restos momificados que datan de hace 1.500-2.000 años; esto es posible porque las células de la piel del cuero cabelludo quedan atrapadas en la sustancia pegajosa que producen las hembras de los piojos cuando adhieren sus huevos, conocidos como liendres, al cabello. El análisis de este ADN antiguo recién descubierto ha revelado pistas sobre los patrones de migración humana precolombina dentro de Sudamérica, según el estudio. | efe

Los piojos momificados abren una ventana al pasado por su aportación científica
Comentarios