jueves 22.08.2019
EL SEXO SIGUE MARCANDO DIFERENCIAS

Pocas ingenieras, muchas enfermeras

El 27% del alumnado de carreras técnicas en León son mujeres En Ciencias de la Salud hay un 76,3% de chicas mientras en Industriales, Informática y Aeroespacial el 80% de los estudiantes son chicos.
Pocas ingenieras, muchas enfermeras

La brecha de género en los estudios tecnológicos y de ingeniería «es muy preocupante», afirmó ayer la profesora Ana Díez, de la Escuela de Minas y Energía, mientras mostraba el funcionamiento de los paneles solares a un grupo de estudiantes del IES de Veguellina de Órbigo.

La Escuela de Minas y Energía de la ULE sólo registró este curso una mujer matriculada en el primer curso, en el grado de Energía. En Minas y en Topografía no entró ninguna chica. «La situación ha empeorado respecto a cuando nosotras estudiamos», explica la profesora. Así que cuando les propusieron participar en el Día de la Mujer y la Niña en la Ciencia no lo dudaron. Ana Díez, que también es mentora del programa Stem Girl, tutoriza a una niña que quiere ser ingeniera, como Sara y Miriam, las únicas que manifiestan esta preferencia entre el grupo de estudiantes de Veguellina de Órbigo.

La radiografía por sexos del alumnado de los centros universitarios leoneses refleja una brecha muy marcada por los estereotipos tradicionales. En conjunto las escuelas de ingeniería arrojan una matrícula femenina del 27% en su conjunto, que se recorta hasta el 19,5% en el caso de la Escuela de las Ingenierías Industriales, Informática y Aeroespacial. En Minas, hay un 29,5% de mujeres y en Ingeniería Agraria y Forestal alcanza el 33,4%.

La masculinización de estas ingenierías, que alcanza el 80,5% de su alumnado, es aún mayor que la feminización de las carrreras de Ciencias de la Salud, que se sitúa en el 76,3% de mujeres matriculadas. Por detrás se encuentra, en mayor presencia femenina, la Facultad de Veterinaria, que tiene un 72,8% de alumnas, mientras que la Facultad de Educación alcanza el 68,10% de mujeres, la misma proporción que se da en Trabajo Social.

Las carreras vinculadas a los cuidados y a la educación, así como las humanidades —Filosofía y Letras tiene un 63,2% de mujeres— son las que más porcentajes de feminización alcanzan, seguidas de Ciencias del Trabajo, con el 59%, Derecho, con el 56,6% y Económicas y Empresariales con el 54,8%.

Dentro de las tradicionales ‘ciencias’, después de Ciencias de la Salud y Veterinaria, destaca el 58,60% de alumnado femenino en Ciencias Biológicas y Ambientales. Ciencias de la Actividad Física y del Deporte presenta un grado alto de masculinización con un 70,5% de alumnado masculino.

De estos datos se desprende que en los próximos años saldrán pocas ingenieras y muchas enfermeras de la Universidad de León. La masculinización de las áreas técnicas es una relidad en Formación Profesional. Ayer un grupo de estudiantes del ciclo de Telecomunicaciones del Colegio Don Bosco participó en la jornada de puertas abiertas del Centro de Supercomputación de Castilla y León, que mostró sus ‘tripas’ con motivo del Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia. Todos eran chicos.

En cambio, las mujeres predominaban en el grupo que entró después: biólogas y una promotora del turismo científico entre ellas. Mariví López, coordinadora de la Red de Ciencia y Tecnología en este centro, fue la encargada de mostrar el Centro de Supercomputación, donde hay paridad en el equipo técnico.

Como estudiante de ingeniería, recuerda, «lo pasé mal». En la época en que estudió «éramos el 10% y no se asumía ver a una chica con un ordenador. He tenido que demostrar que mis notas se debían a mi capacidad y esfuerzo y no a ‘hacer despacho’», como le llegaron a decir alguna vez.

Faltan mujeres en el ámbito tecnológico y científico despertar el interés de las niñas se ha convertido en una prioridad de universidades, empresas e instituciones. Ayer, la Conferencia de Rectores (Crue Universidades) reconoció que es «indispensable para el desarrollo completo de un país».

«Romper los estereotipos y roles de género en las etapas educativas más tempranas es esencial para no condicionar las decisiones que las futuras universitarias tendrán que tomar», señaló la conferencia de rectores. El número de investigadoras roza la paridad pero está estancado desde el 2009 y sólo hay ocho rectoras en los campus públicos, según Científicas en Cifras 2017.

«Tenemos destacadas físicas, químicas, matemáticas e ingenieras en computación. Tenemos investigadoras que son líderes indiscutibles en sus áreas de conocimiento. Pero debemos visibilizarlas y acercarlas más a las niñas si queremos convertirlas en referentes para ellas», señala la Crue. Hoy la ULE, envía con esta misión a científicas leonesas al IES Juan del Enzina y al colegio San Juan de la Cruz.

Pocas ingenieras, muchas enfermeras