jueves. 30.06.2022

El polen explosiona en León y ataca con fuerza a los alérgicos

Tres veces más niveles de lo normal en una semana. Las últimas lluvias y el calor de estos días multiplica los síntomas de la alergia, sobre todo de rinoconjuntivitis.

Las lluvias de la semana pasada y la ola de calor que afecta a la provincia de León ha provocado la explosión «de golpe» de los niveles de pólenes. Más de 50.000 alérgicos de la provincia vuelven a sufrir con dureza los síntomas de la alergia, aminorados en los dos años de pandemia por el uso de las mascarillas. El fin de semana se prevé duro, según los datos registrados por el Registro Aerológico de Castilla y León que está situado en la Universidad de León. Su responsable, Delia Fernández, asegura que «esta semana ha sido dura, pero la próxima será peor». Según este registro, las personas alérgicas al polen se enfrentan los próximos días a niveles de gramíneas que triplicarán los índices normales de este polen, con valores que superarán concentraciones de 50 gramos de polen/m3, , cuando los índices normales están entre el 1 y 19.

Pinos, olivos, llantén, plátanos de sombra, gramíneas, encinas y acederas ocupan el podio con los niveles más altos de polen en esta semana «aunque los pinos y los plátanos de sombra están bajando, el resto aumentan progresivamente, sobre todo las encinas, gramíneas, llanteras y acederas. El olivo-aligustre aumentará todavía más en las próximas semanas, al iniciarse la floración de setos y arbolitos», explica Delia Fernández, que asegura que todo el proceso de floración en León se ha adelantado una semana.

«Esta semana estamos viendo muchos más casos. Aunque desde finales de marzo ya había síntomas leves, en los últimos días, con el calor, hay más pacientes que acuden al especialista». La alergóloga Beatriz Camezón, del Hospital San Juan de Dios, asegura que pese a que muchas personas usan todavía mascarillas por el covid «atendemos a más pacientes que debuta con la alergia con síntomas más fuertes». La rinoconjuntivitis es el síntomas predominante, pero hay que dar tiempo porque en los próximos días se complicará y veremos más pacientes con asma». La especialista aconseja el uso de las mascarilla para afrontar los días más complicados que están por llegar, después de dos años de primaveras con síntomas leves «por el uso de las mascarillas o porque ahora vivimos más al aire libre tras los confinamientos».

El primer indicador de una polinización complicada para los alérgicos está en las consultas. Los síntomas de la alergia se ha adelantado una semana. «La mayoría están atendidos en Atención Primaria, pero los que llegan al Hospital son lo que necesitan una valoración y decidir si son aptos para una vacuna», asegura el jefe del servicio de Alergología del Hospital de León, Juan Luis Estada, que gestiona una consulta que atiende a un millar de personas alérgicas ‘a la primavera’.

Los síntomas irrumpe con fuerza tanto en personas diagnosticadas en años anteriores como en los nuevos debutantes. «La polinización de las gramíneas comienza normalmente a finales de mayo, pero ya tenemos niveles muy altos, aunque seguirán subiendo en los próximos días».

Begoña Blanco Reinosa, especialista en alergología de HM San Francisco, segura que los niveles de pólenes en primavera están muy relacionados con los lluvias del invierno y el otoño. «Y ahora, de repente, este calor, que sube mucho el nivel de polinización».

Begoña Blanco Reinosa y Beatriz Camezón colaboran con el Registro Aerológico de la Universidad de León. «Cuando empiezan a llegar los primeros pacientes con síntomas a la consulta nos ponemos en contacto con los responsables del registro para que nos digan qué pólenes son los que circulan en ese momento», asegura Blanco Reinosa. «En este momento coinciden varios al mismo tiempo, lo que complica la situación».

El polen estrella que más alergias provoca en León es el de las gramíneas, aunque aumenta la incidencia del platanero y abedul «más propio del norte de Europa y que cada vez tiene más incidencia en León».

Los alergólogos aprovechan para aclarar, una vez más, que las pelusas del chopo que abundan en el aire estos días «no son pólenes». «El polen no se ve, son pequeñas partículas que están en el aire y no vemos».

Begoña Blanco cree que los síntomas de la alergia se han camuflado con los del coronavirus . «Los síntomas han sido similares. El levantamiento de la obligatoriedad de usar mascarilla ha coincidido en el tiempo con el aumento progresivo de la polinización».

El polen explosiona en León y ataca con fuerza a los alérgicos
Comentarios