martes. 05.07.2022
                      Rosa Cobo Bedía ofrece esta tarde una charla en León en el Salón de los Reyes. DL
Rosa Cobo Bedía ofrece esta tarde una charla en León en el Salón de los Reyes. DL

La asociación Adavas celebra sus 30 años de trabajo en León con víctimas de violencia sexual y de género. La profesora de Sociología del Género de la Universidad de La Coruña y escritora Rosa Cobo ofrece hoy (18.30 horas Salón de los Reyes Ayuntamiento de León) la conferencia Pornografía, el placer del poder, título de su nuevo libro. Cobo es autora también de La prostitución en el corazón del capitalismo.

—Pornografía, el placer del poder. ¿Cómo se construye esta relación?

—Lo que buscan los consumidores de pornografía no es la gratificación sexual, lo que buscan para excitarse son prácticas que erotizan la violencia contra las mujeres. El placer del poder.

— Los chicos se inician a edades muy tempranas en la pornografía a través de internet. ¿Qué consecuencias tiene?

—Una de las consecuencias es que acaban creyendo que la sexualidad está envuelta en violencia. Y esta idea la trasladan a las relaciones con sus novias o compañeras. La pornografía es una auténtica celebración de la violencia sexual.

—¿Guarda relación con el fenómeno de violaciones grupales que vemos con frecuencia y estupor?

—Los videos que circulan por internet más masivamente consumidos son violaciones en grupo. Habida cuenta de que cerca del 90% de los adolescentes y pre-adolescentes consumen pornografía, no es difícil establecer el vínculo entre pornografía y violencia.

—La mayoría de los hombres no son violadores, ¿Qué otras consecuencias tienen en la sexualidad esta ‘educación’ a través del porno?

—La pornografía está modificando las relaciones entre chicos y chicas y está instalando un fuerte malestar entre ellas porque sienten la violencia sobre sus cuerpos. El porno crea un imaginario de violencia sexual muy poderoso que alimenta el imaginario sexual del que se alimentan nuestros jóvenes.

—¿Es posible acabar con este problema? El negocio se ampara en la libertad de expresión y se cuela por las múltiples rendijas de internet.

—El primer paso es colocar la pornografía en la agenda política de los partidos. Y comprender que solo estamos ante el inicio de un fenómeno social que va a tener un impacto devastador sobre nuestra juventud. En segundo lugar, no puede estar la pornografía en abierto, nuestros críos no pueden a un solo golpe de click acceder a material pornográfico. En tercer lugar, el horizonte de la pornografía en su completa desaparición.

—¿Existe un porno feminista? ¿Podría existir?

—Las alternativas al porno mainstream apenas tienen cuota de mercado. Son testimoniales. El objetivo crítico feminista es el porno mainstream.

—¿Qué relación existe entre pornografía y sistema prostitucional?

—La pornografía es la pedagogía de la prostitución, de la violencia sexual y de la masculinidad hegemónica. Los varones que acuden a la prostitución, antes han pasado muchas horas delante de un ordenador o de un móvil consumiendo pornografía. Después, en las habitaciones de los pisos o burdeles, quieren replicar lo que han visto en los videos pornográficos. Como comentan mujeres que han dejado la prostitución, este consumo de pornografía tiñe de más violencia aún la relación prostitucional.

—¿Que implica la abolición de la prostitución?

—La abolición de la prostitución implica la persecución de los dueños de burdeles y negocios de prostitución, es decir, los proxenetas, la penalización social a los puteros, incluidas multas, y la aplicación de políticas públicas integrales para las mujeres que están en prostitución. La coeducación es una herramienta indispensable para socializar de una forma más humana e igualitaria a nuestros niños y niñas y a nuestra adolescencia. Un mundo sin prostitución es mucho mejor que un mundo con prostitución. La prostitución y la pornografía son incompatibles con la igualdad entre hombres y mujeres.

—¿Lo ve viable, teniendo en cuenta que hay sectores de la izquierda e incluso grupos feministas que defienden la regulación?

—Lo veo viable, posible y deseable. ¿Si lo han hecho Suecia, Noruega o Francia por qué no habría de hacerlo España? Estamos en condiciones de imaginar un país en el que no se segrega a un grupo de mujeres migrantes sin recursos, y en muchos casos vulnerables, para que cualquier varón pueda acceder a sus cuerpos por una cantidad de dinero irrisoria. La abolición de la prostitución es un objetivo ético civilizatorio. No podemos renunciar a abolir la prostitución.

—¿Qué diferencia la explotación sexual en el sistema capitalista de la explotación en trabajos como el empleo doméstico, los falsos autónomos, etc...?

—Es la diferencia entre trabajar en empresas o casas de limpieza o en otros trabajos con altos niveles de explotación a hacer de tu cuerpo tu lugar de trabajo. Los cuerpos de los seres humanos no pueden ni deben entrar en el mercado como cualquier otro objeto. Hacer de los cuerpos de las mujeres mercancías es la cara más brutal del capitalismo neoliberal. ¿No es suficiente con meter en el mercado la sanidad o la educación o las pensiones que también debemos meter los cuerpos de las mujeres? Si finalmente se mercantilizan los cuerpos de las mujeres y la sociedad lo acepta como normal, ya se podrá mercantilizar cualquier cosa. La prostitución es el test que nos dice lo lejos puede llegar el poder del mercado, pero también nos habla de un sistema patriarcal crecientemente violento.

«El porno crea un imaginario de violencia sexual muy poderoso»
Comentarios