viernes 20/5/22

Portugal estrena el año a medio gas por ómicron

Teletrabajo y colegios cerrados Las restricciones en todos los sectores están vigentes desde el 25 y durarán hasta el 9 de enero
                      Colas para los test de antígenos en Lisboa. BRIAN BUJALANCE
Colas para los test de antígenos en Lisboa. BRIAN BUJALANCE

Teletrabajo, colegios cerrados, restricciones en hoteles, restaurantes y espectáculos y menos turismo del habitual para estas fechas. Portugal estrena el año a medio gas castigado por la variante ómicron, que deja cifras de contagios sin precedentes en el país.

La pandemia arrojó en las últimas horas 10.554 nuevos contagios y 10 muertos, una de las cifras más bajas de las últimas semanas, aunque tradicionalmente los datos de los lunes tumban la estadística porque se testa menos durante los fines de semana.

Portugal atraviesa una fase de «contención» decretada por el Gobierno del socialista António Costa, que comenzó el pasado día 25 y estará vigente hasta el próximo 9 de enero para enfrentar la covid.

En el primer día laborable del 2022, grandes ciudades como Lisboa y Oporto amanecieron con menor actividad y largas filas de ciudadanos en las calles a la espera de someterse a un test gratuito en alguno de los centros habilitados por las autoridades sanitarias.

Pese a que el teletrabajo se impone en los sectores donde es posible, la mayoría de tiendas y restaurantes abrieron hoy sus puertas con normalidad, aunque con menos clientela de la habitual.

Colegios y guarderías seguirán cerrados hasta el día 10, después de que el Gobierno decidiera aplazar una semana el inicio del curso tras las vacaciones navideñas.

Además, las restricciones en restauración y ocio nocturno y las recomendaciones para reducir los contactos y las actividades sociales marcan la primera semana de 2022 en un país que despidió 2021 con cifras de contagios inéditas: 23.290 nuevos casos y 21 muertos.

Políticos y expertos se reunirán de nuevo el miércoles para analizar la evolución de la pandemia.

Tras los festivos de fin de año, los portugueses acudieron este lunes masivamente a someterse a pruebas de antígenos de forma gratuita en farmacias, puntos móviles instalados en calles y plazas y en laboratorios y centros sanitarios. La venta de autotest —en supermercados y farmacias por precios que oscilan entre los 2 y los 4 euros—se ha disparado también.

Portugal estrena el año a medio gas por ómicron
Comentarios