viernes 7/8/20

«El potencial diagnóstico es enorme y se puede extender a otras áreas»

«Pensamos que un dispositivo de estas características puede convertir el servicio de Cardiología en centro de referencia de diagnóstico por imagen», aseguró ayer el jefe de esa importante área en el Hospital leonés, el cardiólogo Felipe Fernández-Vázquez, encantado con la inminente llegada del equipo de Tomografía Computarizada Cardiaca ‘ a sus manos’.

Una «coquería», según definió, que sólo ocupa 15 metros cuadrados, aunque obligará a realizar una obra en un espacio de 65 m2 para acondicionar el bunker donde irá ubicado. El Covid retrasó su puesta en marcha, ya que simbólicamente la idea era inaugurarlo con el primer paciente durante las fiestas de San Juan y San Pedro, recordó. Un inicio que ahora se prevé que se produzca en el mes de noviembre.

También puntualizó que «el potencial diagnóstico sobrepasa los límites de la medicina cardiovascular» y que se «puede extender a otras áreas médicas, como patología pulmonar frecuentemente asociada a la cardiaca o la patología arterial periférica». Ello requerirá el trabajo en equipo con otras unidades del Hospital, según indicó, para trabajar conjuntamente con el TAC. También impulsar la docencia y la investigación.

Las siete bondades de la nueva máquina son la prevención cardiovascular para pacientes en riesgo de tener una enfermedad cardiaca; el diagnóstico anatómico y funcional de la aterosclerosis coronaria a enfermos con dolor torácico; la evaluación de la severidad de valvulopatías; también para la preintervención de cardiopatías estructurales, complicaciones infecciosas como endocarditis y masas tumorales; junto con las dolencias de la arteria aorta tanto aguda como crónica.

«El potencial diagnóstico es enorme y se puede extender a otras áreas»