miércoles. 01.02.2023

Una profesora de la ULE desvela las claves del orgasmo femenino

Raquel Leirós sostiene que la musculatura pélvica es responsable del clímax sexual
Foto de archivo de una mujer. DL
Foto de archivo de una mujer. DL

El orgasmo vaginal no existe. La profesora ayudante de la ULE Raquel Leirós, sostiene que la musculatura pélvica en acción sobre el clítoris, junto a factores psicológicos y emocionales, es la responsable del clímax sexual en las mujeres.

«El orgasmo no se produce por la penetración en sí o por la mera manipulación vaginal. No tiene sentido porque la pared de esta víscera tiene muy pocas terminales sensitivas», explica a raíz de un artículo publicado en la revista The Conversation.

«El orgasmo vaginal no tiene ninguna base científica —dice— ya que es un órgano poco sensible. De hecho, no tiene ninguna estructura anatómica que pueda provocar un orgasmo». Una evidencia de este fenómeno es que en mujeres con agenesia vaginal (ausencia congénita de la vagina), las respuestas sexuales de la vagina artificial son idénticas a las de la vagina normal.

Esquema de cómo se produce el orgasmo femenino. DL
Esquema de cómo se produce el orgasmo femenino. DL

Conocer las claves del orgasmo femenino es fundamental para abordar las alteraciones o disfunciones sexuales que pueden sufrir las mujeres y que se hacen especialmente relevantes en la etapa postparto y en la menopausia. «La relación y convivencia entre vísceras y musculatura es clave en el funcionamiento uterino, urológico y del colon», explica.

La experta explica que los músculos del suelo pélvico son responsables directos de la cantidad e intensidad de sensaciones que siente una mujer durante las relaciones sexuales, así como de la intensidad del agarre o presión que siente su pareja durante la penetración.

«La hipotonía o debilidad del suelo pélvico y la incontinencia urinaria pueden llegar a interferir de forma directa en las relaciones sexuales», añade. El tabú que rodea a la sexualidad femenina hace que no se cuenten con datos sobre la incidencia aunque esta fisioterapeuta  especializada en Pelvi-perineal integral estima que «más del 40 % de las de las mujeres con infecciones urinarias recurrentes, incontinencia o prolapso de uretral sufren un deterioro en su vida sexual».

«Las mujeres no lo cuentan y la medicina siempre estuvo muy masculinizada y  limitada a tratamiento de síntomas y cura; pero en los últimos diez o 15 años un enfoque más holístico busca la salud integral, que incluye la vida sexual dentro de la voluntad de cada persona», subraya.

Raquel Leirós advierte de que «tanto los hombres como las mujeres tienen que tener claro que las relaciones sexuales nunca deben ser dolorosas. No se tiene por qué normalizar el sentir dolor y menos aún durante las relaciones sexuales», añade.

Raquel Leirós González. DL
Raquel Leirós González. DL

Para poner remedio al vaginismo existen soluciones terapéuticas. «Los programas de ejercicio para el suelo pélvico mejoran el tono muscular y la circulación de los órganos pélvicos», explica. Y es que son estos músculos, principalmente los más pequeños del suelo pélvico, los «responsables de engordar y erguir el clítoris cuando las mujeres están excitadas», precisa la experta. Esto se explica porque «las contracciones rítmicas del suelo pélvico contribuyen a la excitación y a la capacidad de muchas mujeres para alcanzar el orgasmo».

La fisioterapia pelvi-perineal no está incluida en la cartera de prestaciones de Sacyl, por lo que son los centros privados los que cubren esta demanda creciente debido a los cambios de mentalidad y a la percepción de las mujeres sobre su salud y la conciencia del derecho al placer.

No es normal
«Hombres y mujeres deben tener claro que las relaciones sexuales no deben ser dolorosas»

Otros problemas como la sequedad vaginal que se produce en la etapa menopáusica por el déficit de estrógenos también pueden ser abordados de forma complementaria con geles y lubricantes con el reforzamiento de la musculatura pélvica. «La falta de estrógenos incide en la sequedad y en la pérdida de fuerza, que origina osteoporosis y osteopenia y también afecta a la musculatura», señala Raquel Leirós.

En las dificultades que tienen las mujeres en la etapa del climaterio «influyen tres factores: una musculatura más débil, la sequedad de la víscera y la percepción del dolor», abunda la fisioterapeuta. Un estilo de vida activo y el mantenimiento de la fuerza perineal son los dos consejos que ofrece la fisioterapeuta.

Raquel Leirós es experta en Pelvi-perineal integral, una especialidad que  engloba aspectos de urología (femenina, masculina e infantil), ginecología, sexología y coloproctología. 

Una profesora de la ULE desvela las claves del orgasmo femenino
Comentarios