miércoles. 17.08.2022

Por qué el cambio climático azuza las pandemias

Epidemiólogos como el leonés Vicente Martín explican cómo nacen nuevos virus
                      Una activista en Granada contra el cambio climático. MIGUEL ÁNGEL MOLINA
Una activista en Granada contra el cambio climático. MIGUEL ÁNGEL MOLINA

El cambio de siglo ha traído infecciones nuevas o reemergentes como la gripe pandémica de 2009, el ébola, tres tipos de coronavirus, entre ellos el covid-19, y la viruela del mono que, según expertos consultados por Efe, no son accidentales sino que responden, en parte, a la subida de temperatura y a la pérdida del hábitat de algunas especies.

En sendas entrevistas con Efe, el epidemiólogo Fernando García subraya que hay muchos factores que intervienen en el aumento de estas infecciones aunque el cambio climático es, quizá, el más importante mientras que el también epidemiólogo y catedrático de Medicina Preventiva y Salud Pública por la Universidad de León, Vicente Martín, augura que el pronóstico irá «a peor», habrá más infecciones y la población estará expuesta a más gérmenes: «Incluso a aquellos que pensábamos que ya no nos afectarían». Por su parte, la presidenta de la Sociedad Española de Epidemiología (SEE), Elena Vanessa Martínez, explica que el problema del cambio climático es que cambian los reservorios, es decir, los lugares donde los microorganismos encuentran el hábitat idóneo para multiplicarse.

Martínez se refiere al último caso, el de la viruela del mono o ‘monkeypox’, un virus conocido y endémico en África que tiene su reservorio en las ratas, donde el virus se puede perpetuar.

Ahora, según la presidenta de la SEE, la clave está en los sistemas de vigilancia para impedir que el ‘monkeypox’ haga un reservorio en España. Por eso, dice, los servicios están en alerta y el engranaje de la maquinaria en marcha para investigar.

«Nuestro trabajo no se ve de un día para otro, siempre analizamos a nivel poblacional pero si no hiciéramos esa vigilancia el número de personas infectadas o muertas por una enfermedad podría ser el doble o el triple», afirma.

Por su parte, Fernando García, portavoz de la Asociación Madrileña de Salud Pública, precisa que, además del cambio climático, actúan otros factores como la superpoblación, el envejecimiento, la globalización, la pobreza, la inequidad, los conflictos, el comercio con la vida salvaje y la insuficiencia de medidas básicas de salud pública, como el saneamiento y la potabilización. Hay que «tomárselo en serio y combatir el cambio climático que en el fondo es la raíz del problema». De no hacerlo los brotes de infecciosas seguirán al alza amenazando la vida en el planeta. Y señala que casi todas las enfermedades infecciosas pandémicas son zoonóticas, es decir, de origen animal bien de animales salvajes o domésticos hacinados en granjas.

García pone de ejemplo a los murciélagos que han perdido su hábitat natural, se acercan mucho al hombre y son los causantes de infecciones como ocurrió con el Sars-Cov-2 o el ébola.

Sostiene este experto que los murciélagos son unos mamíferos voladores muy especiales, con un radar de orientación y un sistema inmunológico que les permite ser muy tolerantes con muchos virus que a ellos no les provocan enfermedades, pero que transportan y causan enfermedad a otros.

La presidenta de la SEE informa de que se está vigilando el mosquito tigre por su gran capacidad de transmitir enfermedades. Explica que antes este mosquito no existía en España pero la subida de temperatura en dos grados supuso que se adecuara al clima y actualmente prolifere en la costa de Barcelona, Comunidad Valenciana y Murcia y se expanda hacia el interior.

«Se necesita mucho más, no solo a nivel personal, también tecnológico y sobre todo de coordinación entre Estado y comunidades y entre ministerios y consejerías», señala esta experta al tiempo que apela a tener en cuenta la desigualdad y la territorialidad porque «las enfermedades se comportan de forma diferente según en qué territorio».

Finalmente, el epidemiologo Vicente Martín, vocal de la Junta directiva de la sociedad de Atención Primaria (Semergen), insiste en que «nada de lo que pasando es accidental, siempre hay razones» y las previsiones a futuro no son nada halagüeñas

Por qué el cambio climático azuza las pandemias
Comentarios