lunes 23/5/22

Una discusión sin importancia suele desencadenar una tormenta que acaba llevándose por delante un matrimonio. Lo han comprobado los abogados de familia que en su último Observatorio apuntan las causas más habituales por las cuales las parejas españolas deciden divorciarse.

Una discusión por el tiempo que hay que dejar a los niños frente a las pantallas, o quién se encarga de ayudar a los niños con los deberes o a qué extraescolares tiene que ir, puede ser el desenlace de una discusión que desencadene todo.

Como primer motivo, los 500 abogados especializados en Derecho de Familia que han participado en el sondeo (de un total de 2.500) citan «el desgaste, el alejamiento y la falta de comunicación al que lleva el estrés provocado por la crianza de los hijos y el trabajo». En opinión del vocal de la Asociación Española de Abogados de Familia (Aeafa), Álvaro Iraizoz Reclusa, «este estrés puede provocar múltiples discusiones, algunas por motivos intrascendentes, desembocando en el peor de los casos en el abandono, el desprecio o la indiferencia absoluta hacia el otro miembro de la pareja. La excesiva dedicación al trabajo, la complicada conciliación laboral y familiar o la frecuente sobrecarga de uno de los miembros de la pareja en las labores de la crianza y las propias del mantenimiento del hogar, entre otros aspectos, propician la ruptura», manifiesta el vocal de la Aeafa.

El grupo de edad que concentra más divorcios comprende edades entre los 40 y 50 años, «es decir, aquellos que a menudo se encuentran inmersos en plena crianza. Se trata de una etapa crítica», apunta Iraizoz. La duración media de los matrimonios que se divorcian en España es de 16 años y en uno de cada tres llevaban más de 20 años casados. En 2020 hubo 77.200 divorcios, cayeron un 15,8% respecto al año anterior.

¿Por qué se divorcian las parejas españolas?
Comentarios