viernes 14/5/21

La radiación de Chernóbil no pasó de padres a hijos

Un nuevo estudio analiza los genomas completos de 130 personas

El accidente nuclear de Chernóbil expuso a millones de personas a contaminantes radiactivos y sus efectos en la salud aún interesan a la comunidad científica. Ahora, un nuevo estudio sugiere que esta exposición tuvo «un impacto mínimo, si es que lo tuvo», en las generaciones siguientes.

El trabajo, que analiza los genomas completos de 130 personas nacidas entre 1987 y 2002, y los de 105 parejas, no encontró pruebas de que la exposición a la radiación ionizante de los padres diera lugar a nuevos cambios genéticos que se transmitieran a los hijos.

«Estos resultados son muy tranquilizadores para las personas que vivían en Fukushima en el momento del accidente en 2011. Se sabe —resume el investigador Stephen J. Chanock— que las dosis de radiación en Japón fueron menores que las registradas en Chernóbil».

El estudio se publica en Science, junto a otro que documenta los cambios genéticos en los tumores de las personas que desarrollaron cáncer de tiroides tras la radiación liberada por el accidente nuclear del 26 de abril de 1986 en el norte de Ucrania.

En ambos trabajos, para los que se han utilizado técnicas de secuenciación de vanguardia, están implicados equipos internacionales dirigidos por el Instituto Nacional del Cáncer (NCI), de los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos.

En el primer estudio se trató de esclarecer la antigua duda de si la exposición a la radiación da lugar a cambios genéticos que puedan transmitirse de padres a hijos como han sugerido trabajos en animales. Para responderla analizaron los genomas completos de 130 personas y de sus 105 progenitores; uno o ambos habían sido trabajadores que ayudaron en la limpieza.

La radiación de Chernóbil no pasó de padres a hijos
Comentarios