sábado 15/8/20

Un rastrillo para los más necesitados

Solidarios por León se une a la asociación Yo te ayudo para asistir a las personas más necesitadas tras la pandemia con productos donados por los ciudadanos. Esta iniciativa surge debido al aumento de donaciones y la imposibilidad de celebrar sus rastrillos
Pedro Aldazabal, Rosa González y Josefa Tapia, en el almacén de Solidarios por León, ayer. RAMIRO
Pedro Aldazabal, Rosa González y Josefa Tapia, en el almacén de Solidarios por León, ayer. RAMIRO

El aluvión de donaciones de los leoneses de distintos productos a la Asociación Solidarios por León, Proyecto Convivo durante el confinamiento llena el almacén de la Plaza Doce Mártires. La presidenta de la asociación, Rosa González, explica que «al no poder organizar rastrillos en mayo por la cuarentena, decidimos abrir nuestro almacén como tienda para dar salida a los productos donados». Para esta iniciativa cuentan con la colaboración de la asociación Yo te ayudo y tienen como objetivo ayudar a las personas que más han sufrido la crisis sanitaria.

«Tras el estado de alarma, las donaciones aumentaron considerablemente después de que muchas familias hicieran limpieza en sus casas. Por ello, vimos una oportunidad para ayudar a gente sin trabajo por el Covid», cuenta González.

Esta asociación decide lanzar una campaña para regalar 10 prendas de ropa a todas las personas necesitadas. Para poder acceder a estas donaciones, los interesados solo necesitan acreditar su situación de desempleo.

No obstante, el resto de productos del almacén (desde menaje hasta juguetes o zapatos) pueden ser adquiridos por un precio simbólico. Rosa matiza que decidieron poner un precio para que la gente «se llevará lo que más necesitaba».

Esta iniciativa está destinada principalmente a personas desempleadas y en situación precaria, aunque cualquier persona puede comprar en su rastrillo.

«Los compradores habituales suelen ser personas inmigrantes procedentes de Marruecos, Sudamérica y Europa del Este. La mayoría de ellos suele comprar grandes cantidades de ropa para mandar a sus familias a sus países de origen».

Sin embargo, sus clientes habituales descendieron durante el confinamiento debido a los problemas económicos de muchos de ellos.

Inteligencia límite

Esta asociación sin ánimo de lucro fue fundada en 2015 para asistir a personas con discapacidad intelectual ligera e intelectual límite. Su financiación proviene del dinero obtenido en los rastrillos y las subvenciones del Ayuntamiento de León, la Fundación Alimerka y la Fundación Cepa.

Su cuerpo de trabajo está compuesto de voluntarios, que recogen las donaciones de particulares y de algunas tiendas y posteriormente, las clasifican en su almacén. Actualmente, este local sirve como «tienda», al no poder organizar rastrillos en otros lugares.

Algunas de las iniciativas que realizan para las personas con discapacidad intelectual ligera son el Proyecto Socio sobre educación (a partir de 10 años), el proyecto para la inserción laboral, programas para la preparación de viviendas para una vida autónoma (semiasistida), actividades de ocio y asesoramiento a las familias de las personas con discapacidad intelectual ligera.

Para poder colaborar con esta organización, existen dos vías principales: haciéndote voluntario o socio. Además, se pueden realizar donaciones para sus rastrillos o acudir a algunos de los eventos que organizan.

En cuanto a las donaciones, la asociación difunde en su página web (solidariosporleon.org) , su Facebook y contacto de Whatsapp (610 055 705) la dirección y los horarios de recogida de los productos. Su principal punto de donación se encuentra en un bajo de la plaza de los Doce Mártires, esquina con la calle Monasterio, si bien cuenta con otro punto de recogida en el domicilio particular de una voluntaria en Navatejera.

Todas las personas interesadas en contactar con la asociación pueden hacerlo a través de los correos electrónicos de la asociación.

Un rastrillo para los más necesitados